El asesino del acantilado

24108gEl detective privado Cheney Moore es uno de los protagonistas de la novela El asesino del acantilado (2017), del autor murciano Antonio Manzanera.

Moore tiene 45 años, la piel bronceada y el pelo castaño y ondulado. De mandíbula cuadrada, un profundo hoyuelo le secciona el mentón. Viste un traje barato y desgastado. Sus zapatos son un desastre, sucios, acartonados y con los cordones medio deshilachados. Conduce un Pontiac Phoenix. Suele hacer la compra en el supermercado Kroger. Bebe cerveza Bud. En un McDonald´s se pide dos Big Macs, patatas grandes, aros de cebolla y una Coca-Cola extragrande. Le gusta el Ginger ale. Hace fotocopias en la biblioteca central de la calle Flower. Masca chicle para aplacar sus nervios.

Otros personajes:

Frank Madison, que está presente en las tres épocas en las que transcurre esta novela. Es mecánico en el taller de su padre, guardia de prisiones en la cárcel federal de Oldstock y, además, propietario de una empresa de seguridad, Lion Security. Acude con un amigo a The Forum, en Inglewood, donde los Lakers han ganado 129-100 a los Portland Trail Blazers.

Charlie Wilson dice ser un taxista de la cárcel de Oldstock. Un hombre bajito y huesudo, que viste como los poetas vagabundos, con un jersey de cuello alto marrón y una chaqueta raída con coderas. Porta una pistola Smith & Wesson modelo 39 de 9 mm.

Floyd “el Dedos” es un recluso de Santa Teresa.antonio-manzanera

Ray, vestido de patrullero de la policía de Los Angeles, y Thomas Riccardi son amigos de Madison. Con Riccardi juega a los bolos.

Jimmy “la Comadreja” es un conocido miembro de la Cosa Nostra, llamado Jimmy Frattiano. Dominic Brooklier, el gran jefe, que acaba de salir de la cárcel donde ha cumplido veinte meses por un delito de extorsión.

Me ha gustado El asesino del acantilado. Es algo más que una novela negra. La narración cuenta, en tres períodos diferentes del presente hacia atrás, una historia con diferentes aristas que se van ensamblando a medida que conocemos lo que ocurrió en el pasado. Está ambientada en Los Ángeles entre 1977 y 1984. La búsqueda de lo que pudo ser el botín de un atraco deriva en la aparición de la mafia, la Familia, la Cosa Nostra, que muestra todo su poder y sus ramificaciones. Lo dicho, recomendable lectura negra con gánsteres incluidos.

Antonio Manzanera tiene publicadas otras cuatro novelas:

El informe Müller (2013), La suave superficie de la culata (2013), La tercera versión (2014) y Nuestra parte del trato (2015).

Anuncios