Reikiavik

reikiavikUn pistolero, Hannu, y un sicario, Pietro Fabrucczini, son los principales protagonistas de la novela Reikiavik (2018), del autor castellonense Pablo Sebastiá Tirado.

Hannu es un pistolero que siempre va acompañado por su Rottweiler  color azabache. Hannu es albino. Lee una pequeña Biblia y rememora sus salmos. Porta un revólver Taurus. Para combatir el sol y el calor se compra un sombrero Panamá de poliéster, con una banda azul que pone “Costa Brava”. Tras unos días muy ajetreados, su pelo blanco está liso y grasiento.

Frabucczini es un sicario que ha trabajado para la familia Mancini. Está en la cárcel de Carinola de Caserta, en Sicilia. No es un preso conflictivo, más bien un interno tranquilo que va a su aire. Alto, moreno y de complexión atlética, tiene el físico de un baloncestista. En su rostro atractivo destaca su afilada nariz, que separa dos ojos negros como la noche. Su boca es pequeña, de labios finos casi planos. Está en la cárcel condenado a veinticinco años por homicidio, tras un intenso tiroteo con los Carabinieri, hasta que se presenta en su celda un gran magnate de los negocios, que le hace una propuesta para cambiar radicalmente de vida y de nombre.

Otros personajes:

Bianca, rumana, con su hijo Florin a cuestas. De rasgos delicados, parece una muñeca de porcelana con la cara llena de pecas, carnosos labios rojos y un precioso pelo rubio, largo y algo encrespado.

Filippo Inzaghi es un estirado banquero, un tipo instruido que sabe mucho de historia, sobre todo romana, italiana. Un auténtico magnate sin escrúpulos.

Eriksson es un brillante médico, que ansía el Nobel de Medicina. Muy serio, de ascendencia noble. Bajo la bata blanca, siempre va impecablemente vestido.

El físico Kafelnikov y la psicóloga Nalbandián completan un equipo que quiere teletransportar seres humanos.fotosagencias20141231124512

Don Francesco Ferrutti es un mafioso. Dejó su Nápoles natal al cumplir 50 años. A principios del siglo XXI se estableció en la Costa del Sol española.

Claudio Heredia es el lugarteniente de los Ferrutti. Es el hijo mayor de un gitano chatarrero de L’Hospitalet y de una paya drogadicta y borracha.

Bergljót es una monja católica, apostólica y romana que trabaja en una residencia donde realiza trabajos especiales, como cuidar dementes o ancianos enfermos de Alzheimer.

Comentario:

Me ha gustado y me lo he pasado muy bien leyendo Reikiavik, la sexta novela publicada del autor castellonense Pablo Sebastiá Tirado. Me ha parecido una narración que mezcla el hard boile con la ciencia ficción y que, a veces, es muy disparatada. Narra dos historias con once años de diferencia. Una que comienza en Sicilia y pasa por Islandia; y la otra se desarrolla en la Barcelona actual. No parece que vayan a confluir, son muy distintas. Unos investigadores están poniendo en marcha un programa ya muy avanzado para teletransportar seres humanos. Por otro lado, un pistolero, albino, y siempre acompañado por un fiel y enorme Rottweiler color azabache, está ajusticiando a varios capos que controlan el juego y la prostitución en Cataluña. Con buenos y variados personajes. Lectura muy recomendable para pasar buenos momentos.

El autor:

Pablo Sebastiá Tirado (Castellón de la Plana, 1973), además de escritor, es abogado y periodista. Ha trabajado para diferentes medios de comunicación. Actualmente compagina la escritura con la asesoría de empresas y la promoción editorial. Es miembro del comité organizador del festival Castelló Negre. Hasta ahora ha publicado las siguientes novelas:  El último proyecto del doctor Broch (2007), La agenda Bermeta (2008), El último grado (2010), Secreto de estado (2011) y La sonrisa de las iguanas (2014), además de la que hoy comentamos Reikiavik (2018).

Anuncios