Torst

51i57jyufuL._SX327_BO1,204,203,200_“Se vió reflejado en el cristal de la portezuela trasera del coche. Esbelto, pero no tan delgado como unos años antes. Tres kilos más de músculo. Otros dos kilos de los días de tranquilidad. Y una vida más sana. Pero el rostro que le devolvía su mirada era la prueba de que no siempre había sido así. La red de finos capilares rojos en el blanco de los ojos y bajo la piel hablaba de un pasado marcado por el alcohol, el caos, la falta de sueño y los malos hábitos. La cicatriz que iba de la oreja a la comisura de los labios, de situaciones desesperadas y de falta de control sobre sus impulsos. El hecho de que sujetara el cigarrillo entre el índice y el anular con el anillo de boda, de que en esa mano ya no tuviera el dedo corazón, era otro relato de asesinato e infamia escrito con carne y sangre” (La sed, p. 80 ed. española)

Harry Hole es el protagonista de la novela Torst (2017), “La sed” en castellano, del escritor noruego Jo Nesbo. Es la decimoprimera entrega de esta saga.

El ex comisario Hole tiene cuarenta y muchos años. Lleva tres felizmente casado con Rakel. Ahora Harry se levanta feliz. Vive en la calle Holmen Kollen, en Besserud, un barrio de Oslo. Le gusta tomar el café recién molido. Fuma Camel. Da clases en la Escuela Superior de Policía. Utiliza gafas para leer. Recuerda haber visto una película de James Gray. Lee libros de Haruki Murakami. Para mantenerse en forma corre y hace pesas. En un momento determinado le viene a la mente un viaje a Moscú, que hicieron su hermana y él con sus padres, y en el que visitaron la casa donde había vivido Fiódor Dostoievski. Tal vez por eso la lectura de Crímen y castigo, tres años más tarde, le causó una impresión muy fuerte. Harry hace subir el volumen del amplificador y los Jayhawks cantan “Tampa to Tulsa” un poco más alto.Jo-Nesbø-ny-330x490

Otros personajes:

Katrine Bratt, recién ascendida a comisaria. Últimamente bebe White Russians porque Jeff Bridges los tomaba en “El gran Lebowski”. Recuerda que tuvo un novio aficionado al parapente y otro que le decía que roncaba por dos. Bratt es una buena y meticulosa policía que admira a Hole, aunque a veces recela un poco de él.

Truls Berntsen es un agente que lleva 15 años en el cuerpo. Ahora, enchufado por el jefe de policía, está en Delitos Violentos. De rostro surcado por cicatrices, frente abombada y el nacimiento del pelo extrañamente retirado. Su mirada es perruna, sumisa y peligrosa. Aprovecha en el trabajo, en su cubículo, cuando nadie le mira, para ver la serie The Shield. En el coche escucha Ace of Spades de Motörhead. Como melodía de móvil tiene I’m Not a Girl de Britney Spears.

Anders Wyller es un poli novato, muy guapo, de rostro expresivo y pelo claro. Tiene alergia al látex. Escucha a U2 y se descarga lo último de Father John Misty. Le gustaría ser como Hole.

Bjorn Holm es el jefe de la policía científica, siempre con su gorro rastafari a rayas verdes, rojas y amarillas. Conduce un legendario Volvo Amazon, modelo 1970, pintado de negro con una franja de rombos, como los de carreras, que cruza el techo y el maletero. Le suena como melodía del móvil Your Cheatin’ Heart de Hank Williams.

Tord Gren, “Zancas”, es un experto en informática. Zahra es forense, lleva hiyab. Hagen es el jefe del grupo de Homicidios. Y Skarre un agente chusco.

Michael Bellman es el jefe de policía. Lleva un parche en un ojo, pero sigue siendo atractivo. Casado con Ulla, una mujer muy hermosa.

Mona Daa es periodista de VG Digital. Conduce un coche eléctrico. Escucha a The Rubinoos. Suele ir al gimnasio a altas horas de la noche. Se pone “Old Spice”.

Me ha gustado mucho La sed, la vuelta de Harry Hole, ahora fuera de la policía, está dando clases a futuros agentes. Pero … un asesinato y luego otro más, con tintes vampiristas, algo le recuerda a Hole lo que ocurrió unos años atrás. Presionado y chantajeado por el jefe de policía, nuestro sabueso se pone investigar. Las mujeres asesinadas tenían página en la red social Tinder  y concertaban citas. Nesbo hace sus clásicos giros en la trama, te lleva por un lado donde parece muy claro quién es el asesino, para que luego sea otro, o quizás tampoco. Lo dicho, lectura muy recomendable, donde nos encontramos inicialmente al ex comisario Harry Hole tranquilo, pero que al poco tiempo tiene que volver a rememorar un caso inacabado en su pasado, sus problemas con el alcohol, su familia, policías que solo piensan en ascender …

POLITI

El detective Harry Hole es el protagonista de la novela Policía (2013), del escritor noruego Jo Nesbo. Con esta se cierra la saga de diez entregas del autor y su protagonista Harry Hole.

Como las anteriores, Policía, es una crónica dura y negra, a veces muy negra. Un asesino está cubriendo de cadáveres de agentes de policía las calles de Oslo. Los matan en los mismos lugares donde se cometieron crímenes que ellos no pudieron resolver. Son ejecuciones extremadamente precisas y, en algún caso, muy dolorosas y tristes, sobre todo para los que hemos seguido a Hole y sus compañeros desde el principio. Como en las novelas anteriores, Nesbo da varios vuelcos a la investigación. Te lleva por un camino para que pienses quién puede ser el asesino, tú dudas, te parece que no puede ser tan fácil y, de repente, es otra la solución y dices: ¡claro, cómo no se me había ocurrido a mí! Ahora todo encaja, ¿o no?

En esta entrega Harry escucha el último disco de Bon Iver y lleva calzoncillos Paul Smith. Le acompañan Beate Lonn, jefe de la Científica; Gunnar Hagen, jefe de Delitos Violentos; el pelirrojo Bjor Holm y su cazadora de ante con flecos; Stale Aune es psicólogo con abrigo Burberrys; Katrine Bratt, la poli internauta, siempre con su IPad debajo del brazo; Bellman, Bernsten y Mittet son otros polis y Folkestad, un ex agente que ahora da clases en la academia de investigadores criminales. Y también, lo que más se parece a su familia, Rakel y su hijo Oleg.

– ¿Qué era lo que solía decir Harry? “La intuición no es más que la suma de un montón de detalles concretos a los que el cerebro no ha podido poner nombre todavía”

– Los asesinos en serie pueden apartarse de su patrón, si es eso lo que quieres saber. Pero no creo que este sea ningún imitador que siga allí donde lo dejo el primer… eeh… matarife de polis. Como Harry solía decir, un asesino en serie es como una ballena blanca. Y un asesino en serie que mata policías es una ballena blanca con manchas de color rosa. No hay dos.

– Sabía que debía terminar ahí, de ese modo.

El murciélago (1997), Cucarachas (1998), Petirrojo (2000), Némesis (2002), La estrella del diablo (2003), El redentor (2005), Muñeco de nieve (2007), El leopardo (2009), Fantasma (2010), y Policía (2013).

¡Larga vida a Haly Hole!

FANTASMA

El ex policía Harry Hole es el protagonista de la novela Fantasma (2011), del escritor noruego Jo Nesbo. Es la novena de esta saga publicada en nuestro país.

Harry es ahora “asesor de prestatarios” en Bangkok, pero regresa a Oslo para investigar un suceso que ha supuesto la encarcelación por asesinato de un ser muy allegado. Delgado pero de espalda ancha, pelo rubio corto y tieso como un cepillo. Viste un traje de lino marrón hecho a medida. Tiene una cicatriz en la comisura izquierda que le llega casi hasta la oreja, como una hoz en forma de sonrisa. En Oslo se hospeda en el albergue El León. Hole se ha impuesto un régimen muy estricto de ejercicio, comida sana, suficientes horas de sueño y absoluta abstinencia alcohólica. Utiliza gafas de sol de mujer de Prada, regalo de un “cliente” de Canton Road. Está leyendo “Pastoral americana” de Philip Roth. Vuelve a comer al Schroder, se lleva bien con su dueña Nina.

Otros personajes:

Beate Lonn es criminalista, se lleva muy bien con Hole. Pequeña y de tez pálida, tiene el pelo fino, corto y rubio recogido con una goma. Tiene una piel tan delicada y transparente que se le ven las venillas de la sien.

Mikael Bellman, ahora en “Crimen Organizado”. A Harry no le cae nada bien. Anda con rapidez y agilidad, lleva el pelo largo, una líneas rosáceas le marcan el rostro bronceado de una belleza casi femenina. Está casado con Ulla.

Truls Berntsen es un poli de la misma brigada. Porta una pistola Steyr austríaca semiautomática. Apuesta 15.000 coronas al City.

Gunnar Hagen es jefe de Delitos Violentos del distrito policial de Oslo, ex jefe de Harry.

Tresko es amigo de nuestro sabueso protagonista, trabaja en una estación eléctrica en Montebello.

Hans Cristian es abogado, lleva una camisa con un jugador de polo bordado en el bolsillo de la

pechera.

Martine Eckhoff es voluntaria del Ejército de Salvación. Pequeña, de cara felina y sonriente, con la boca de una anchura desproporcionada y, por nariz, solo una elevación en el rostro escueto.

Serguéi es un antiguo urka siberiano, ahora  miembro de una banda que se dedica al tráfico de drogas.

Dubai es el capo, un anciano que puede adquirir más de una personalidad.

Me ha gustado mucho mucho este Fantasma, novena entrega de la saga Nesbo/Hole. Me ha parecido una de las más duras. Transcurre en el corazón del mundo de las drogas, en Oslo. Mafiosos, matones, yonquis, policías y políticos corruptos. Peligrosas bandas de traficantes de drogas han puesto en circulación una nueva droga de alto potencial mortífero, que se está volviendo muy popular entre los consumidores. En este ambiente se desenvuelve el que fuera detective de policía. Hole vuelve desde Tailandia, tres años después, a su ciudad natal. Se ha enterado de que un joven al que apreciaba mucho, Oleg, el hijo de su gran amor Rakel, está en la carcel y se ha metido en un buen lío. Extraordinario el personaje el de Harry Hole. Parece que se ha regenerado, pero está a punto de caer otra vez y de volver a levantarse, y ……. Sigue siendo un investigador muy bueno, intuitivo, que parece duro pero no lo es tanto, a veces incluso es tierno y amoroso. Y como casi siempre, Nesbo nos depara un final totalmente inesperado. Y no digo nada más, sobre todo por no empezar a decir tacos sin parar. Muy recomendable y adictiva, novela dura y negra. Y punto.

Ya solo queda por traducir al castellano y publicar en nuestro país, la décima novela de esta saga que lleva por título Police (2013).

Kakerlakkene

El policía Harry Hole es el protagonista de la novela Cucarachas (1998), cuyo título original noruego es “Kakerlakkene”, de Jo Nesbo. Es la segunda por orden cronológico de esta saga, aunque la octava publicada en nuestro país.

En esta ocasión, Hole está destinado a Bangkok, donde ha sido encontrado asesinado el embajador de Noruega en Tailandia. Hole está pasando por un mal momento, está alcoholizado y es adicto a la vitamina B12. Antes de salir de viaje, come en el restaurante Schroder, de la calle Waldemar Thrane de Oslo. Alto, de cabello rubio muy corto, barba de tres días que asoma en su rostro enjuto. Ya van apareciendo algunas canas en su cabeza. Bebe muchas cervezas. Fuma Camel. Vive en Sofies Gate, en la zona de Bislett. Lee el Aftenposten. Ya en Bangkok come ancas de rana en el Boucheron y presencia una pelea de gallos. Conduce un Toyota 4X4. Porta una Ruger SP-101. Recuerda un viaje en tren Interrail entre Pamplona y Cannes, acompañado de quien entonces era su novia, Kristin.

Otros personajes de esta novela:

Bjorne Moller es el jefe del Departamento de Homicidios. Tiene unas piernas increíblemente largas.

Liz Crumley es la subinspectora de la Unidad de Homicidios de la ciudad de Bangkok. Lleva la cabeza rapada, de hombros anchos, casi de la misma estatura que Harry. Tiene una mandíbula de músculos prominentes y un par de ojos intensos sobre una boca recta y estrecha. Viste camisa de uniforme de color celeste, falda y un par de enormes zapatillas Nike. Nacida en Texas. De joven practicaba boxeo tailandés. Utiliza una Smith & Wesson 650.

Tonje Wiig es ministra consejera. De cuerpo largo y flaco, viste un traje de seda blanco.

Nho es un joven policía. Lleva el pelo de corte militar. Viste una camisa blanca recién planchada. Su arma es una Beretta 35 mm.

Sunthorn es otro poli.

Rangsan es el investigador más veterano del departamento. De poco pelo y un par de gafas colgadas de una cuerda. Siempre leyendo el periódico. A Harry le recuerda a un profesor de instituto muy quemado, que mira a su alrededor de forma levemente despectiva y sarcástica.

Loken ex militar que ahora hace labores de seguimiento para la policía noruega.

Supawadee. Sus principales herramientas son un microscopio, unos tubos de ensayo y papel de tornasol. Hay quien piensa que es la persona que resuelve el mayor número de casos de asesinato en Tailandia.

Extraordinaria novela esta Cucarachas de Nesbo. En la línea de las anteriores, con un personaje, el policía Harry Hole, que lo llena todo. Siempre en la primera línea de la narración, con sus altibajos emocionales pero siendo un magnifico investigador. En esta ocasión es enviado a Bangkok para investigar la muerte del embajador noruego, pero no debe remover mucho, no vaya a ser que encuentre algo grave; pero conociendo a Hole …. Con un trasfondo donde aparece el turismo sexual, pedófilos muy pudientes, fumaderos de opio y negocios y corrupción a gran escala. Me ha gustado mucho.

Está previsto que en el próximo otoño se publique en nuestro país la novena novela de esta saga Nesbo/Hole, que lleva por título Fantasma. Actualmente este autor está trabajando en su versión de “Macbeth“, un encargo de Penguin Random House en Londres, que forma parte de un proyecto ambicioso en el que varios escritores están haciendo adaptaciones modernas de obras de Shakespeare que empezarán a publicarse próximamente.

EL MURCIÉLAGO

El detective Harry Hole es el protagonista de la novela El murciélago (1997), primera novela de esta saga escrita por el autor noruego Jo Nesbo.

Harry tiene 32 años. Ha sido enviado a Sidney para esclarecer el asesinato de una mujer noruega. Lleva su pelo rubio muy cortito. Recuerda a su hermana Sos y a Kristin, una novia de cuando era muy joven. Utiliza gafas de sol Ray-Ban. Suele desayunar huevos Benedict, patatas hash brown y café con leche flat white. Para comer, vieiras y trucha tasmana. Harry ha sido alcohólico y ahora está tratando de dejarlo. Imagina a Harrison Ford en la escena de la cantina de “La guerra de las galaxias”. Le gusta escuchar música, por ejemplo, a Richard Manuel, músico de The Band.

Otros personajes:

Andrew Kensington “Tuka” es el detective aborigen australiano que acompaña a Harry en la investigación. De manos grandes, lleva unas gafas de sol enormes, fuma puros. Maduro, está divorciado desde hace diez años. Pide para comer lenguado australiano.

Neil McCormack es el jefe de la brigada de investigación criminal de Surry Hills. Es un hombre alto y ancho, con una barriga destinada a impresionar. Bajo una rala melena sobresalen unas cejas grises y pobladas, pero entre las arrugas que rodean sus ojos asoma una sonrisa. Tiene más de sesenta años y un hijo en la edad del pavo.

Larry Watjins es detective jefe del grupo de investigación, con formación en Derecho. Está experimentando un rápido ascenso en la jerarquía policial. Con labios finos, cabello escaso, habla con rapidez y eficacia sin entonación ni adjetivos innecesarios. Cuando se estresa le da por soltar tacos. Utiliza un teléfono Nokia.

Sergej Lebie es la mano derecha de Watjins, yugoslavo, calvo y con una perilla negra. Siempre va bien vestido, parece un Mefisto trajeado. Muy meticuloso. Tiene la costumbre de examinarse las uñas cuando alguien le habla. Después del almuerzo, se abrillanta los zapatos. Habla muy poco.

Yong Sue es el poli más joven del equipo, un tipo bajito, flaco y agradable, con una permanente sonrisa sobre su fino cuello de pájaro. Su familia había llegado a Australia hacía 30 años procedente de China.

Engelshon es médico forense, de mediana edad, mediocre, le da a la ginebra.

Me ha gustado mucho El murciélago, primera novela de esta saga Nesbo/Hole, aunque ya se habían publicado seis más en nuestro país. Como en las posteriores entregas nos encontramos con Harry Hole en lo más alto de una investigación y a continuación tirado por los suelos. Intuitivo, perspicaz, imaginativo, sagaz, enamorado o decaído. Se trata en una larga y enrevesada investigación que casi nunca es lo que parece ¿Un asesinato o un asesino en serie? Además de nuestro sabueso protagonista, me ha gustado el personaje de Kensington, el detective aborigen que recibe y acompaña a Harry en buena parte de su peligrosa andadura por la ciudad de Sidney. Muy recomendable.

De las diez novelas que ha escrito Jo Nesbo con el comisario Harry Hole, quedan por publicar en España:

Kakerlakkene (1998) Segunda de la serie.

Gjenferd (2011) Novena de la serie, y

Politi (2013) La décima y última … hasta el momento.

El leopardo

El inspector Harry Hole es el protagonista de la novela “El leopardo” (Panserhjerte) (2009), del autor noruego Jo Nesbo. Es la sexta entrega de esta saga publicada en nuestro país, de las 10 que ya tiene escritas. Faltan la primera, la segunda, la novena y la décima ¿?

Al inicio de esta narración Harry está viviendo en Hong Kong. Quiere huir del recuerdo de su último caso, conocido como “El muñeco de nieve“, aunque vuelve a Oslo e incluso viaja a África, concretamente al Congo. Ha adelgazado mucho, tiene la cabeza abollada con el pelo cortado a cepillo, la nariz rotunda, los ojos con aquella telaraña de vasos sanguíneos y el iris azul luminoso aguado por el alcohol. La barbilla firme y la boca sorprendentemente dulce, casi bonita. Fuma opio. Sigue llevando su Smith & Wesson del calibre 38. Sigue calzando sus botas Dr. Martens, aunque ya están empezando a estar un poco gastadas. En el restaurante Scroder come el menú pyttipanna, servido con huevos fritos y cebolla cruda. En el salón de su casa escucha “Kund of Blues” de Miles Davis y, en otras ocasiones, a Deep Purple o a Marta Wainwright. Recuerda haber leído de joven a Bukowski. El padre de Harry está muy grave, ingresado con cáncer en un estado muy avanzado. Nuestro sabueso echa de menos a su ex Raquel y al hijo de ésta, Oleg.

Otros personajes:

Kaja Solness es una inteligente y atractiva policía. La cara con los pómulos salientes, las cejas negras como cuervos marcadas sobre unos ojos grandes. El pelo de color miel, los labios carnosos. El cuello largo y delgado. Los pechos pequeños, la suave redondez de las caderas. Las piernas muy largas y, quizás su único defecto, unos dientes pequeños y puntiagudos. Ha nacido en Hokksund. Tiene miedo a montar en avión. Le gusta leer a John Fante y escuchar a The Carpenters.

Gunnar Hagen es jefe de Delitos Violentos. En el escritorio de su despacho, encima de un pedestal, tiene lo que parece ser un signo de exclamación de color blanco. En realidad es el hueso de un dedo meñique disecado, que había pertenecido a un comandante japonés de la Segunda Guerra Mundial. Hagen suele comprar verduras en una tienda paquistaní.

Bjorn Holm es de la Científica, muy bueno en su trabajo. Conduce un Volvo Amazon del 70. Calza botas de vaquero en piel de serpiente y una cazadora de ante con flecos, roja cabellera y gorro de rastafari de lana. Trata de dormir leyendo “Hank Williams: la biografía”, de Escott; escuchando el cedé pirata de un concierto de Lucinda Williams en Austin; y contando vacas de la raza Texas Longhorn.

Roger Gjenden es periodista de sucesos en el “Aftenposten“.

Beate Lonn es jefa de la Científica. Es una mujer de una palidez insólita, grácil y callada. Su padre, y el padre de su hijo, eran policías, ahora están muertos. Es la mejor e irradia una invulnerabilidad, una integridad y una gravedad tales que, cuando susurra una orden bajando la vista con el rubor en las mejillas, dicha orden se cumple en el acto.

Mikael Bellman es jefe de la Kripos. De rasgos suaves, casi femeninos. El destello en la mirada intensa de sus ojos castaños, debajo de unas cejas bien formadas, impresiona. Con manchas blancas, como aguanieve sobre la cara, no lo afean, al contrario, lo hacen más interesante a la vista, como un animal exótico. Es un auténtico trepa. No se lleva nada bien con Hole.

Katrine Bratt, policía que está recuperándose en un psiquiátrico, dice que la locura le va y viene por momentos. Aún así, ayuda a Harry, investigando y buscando a individuos en la red, localizando posibles vínculos.

Me ha gustado mucho “El leopardo” de Nesbo, en la línea de sus anteriores novelas. El inspector Harry Hole, para huir de su anterior caso, se ha escapado a Hong Kong, pero tiene que volver a Oslo. Están apareciendo cadáveres de personas asesinadas con un terrorífico instrumento de tortura jamás visto: La Manzana de Leopoldo. Y tiene que viajar a África, al Congo, ya que parece ser que es de donde procede dicho instrumento de muerte. Es una investigación muy larga. Cuando parece que estamos llegando al final, da otra vuelta de tuerca, y de pronto nada es lo que aparece. Muy típico de este autor, en cuyos finales siempre queda una pregunta ¿ Que será de Hole ? ¿ Hacia dónde irán sus pasos ? Debo reconocerlo, como pone en la contraportada de esta novela, para mí esta saga, esta asociación Nesbo/Hole es adictiva.

El muñeco de nieve

El comisario de policía Harry Hole es el protagonista de la novela negra “El muñeco de nieve” (2007), del novelista y músico Jo Nesbo. Es la quinta de esta saga. En anteriores entradas hablamos de las otras cuatro.

Harry ya ha cumplido los cuarenta años. Lleva el pelo rubio, recio y cortado a cepillo. Mide aproximadamente uno noventa y tres. Ha adelgazado mucho, fruto del gimnasio y la bicicleta. Antes tenía la espalda ancha y era de porte atlético, ahora empezaba a parecerse a un oso polar despellejado, un animal salvaje, musculoso, pero de una delgadez chocante. Sigue escuchando mucha música, por ejemplo “Desperado” en una versión de Johnny Cash; y a Ferdinand o a Gil Evans. Se ha comprado el último disco de Neil Young. Con Oleg, que es el hijo de su ex, Rakel, acude a un concierto de Slipknot y los Slayer. Le gusta el curling. Fuma cigarrillos Camel. Harry en cierta ocasión se viste con una americana de rayas finas un poco demasiado ajustada, de una marca sueca, una camiseta negra que le había regalado Rakel, vaqueros Diesel y botas Dr. Martens.

Otros personajes:

Katrine Bratt es la nueva oficial de policía en el equipo de Harry. Muy guapa, con el pelo fino, casi ralo, que le cae sin vida a ambos lados de una cara bien perfilada, pálida, con una expresión seria, tristona. Lleva un traje azul que realza su femenidad, con unas medias gruesas y negras y unos botines cómodos. Le gusta el agua con gas Farris. Gunnar Hagen es el comisario jefe. Thomas Helle, del grupo de Personas Desaparecidas. Magnus Skarre, de la brigada de Harry. Stale Aune es psicólogo. Bjorn Holm, de la científica, con un resto del acento de la región de Toten, que se ha traído en la mudanza cuando se fue de Skreia, junto con la colección de vinilos de Elvis, de música hardcore hillbilly, de los Sex Pistols y de Jason &  The Scorchers. Espen Lepsvik es de la Judicial Central. Kurt Müller-Nielsen es el comisario del grupo de Personas Desaparecidas de la ciudad de Bergen. Beate, jefe de la Policía Científica de Bryn, menuda y ágil y muy amiga de Harry. Y el inspector Gert Rafto, policía en 1992, año en el que transcurre una parte de esta narración.

Me ha gustado mucho “El muñeco de nieve”, como las cuatro anteriores de esta saga Nesbo/Hole. Es una muy enrevesada investigación en busca de un asesino en serie que ha hecho desaparecer a varias mujeres a lo largo de los años. Con nuestro sabueso protagonista a tope, Harry sigue queriendo mucho a su ex, Rakel, y sigue luchando por no caer en el alcoholismo que tantos problemas le causó en el pasado. En los capítulos finales, donde cada vez parece uno distinto el asesino, Nesbo le da la vuelta y nos cuenta la historia que nos hace entender este puzzle tan macabro. Y con dos párrafos finales muy inquietantes. Esperamos con ansiedad la siguiente entrega de nuestro comisario favorito.

Indicar que de las diez novelas que Nesbo a escrito con Hole como protagonista, en nuestro país se han publicado cinco. Concretamente: la tercera, cuarta, quinta, sexta y séptima por orden cronológico ¿Alguien sabe porqué las editoriales no han publicado las dos primeras como seria lo normal? Las que faltan son: la 1) The bat, 2) The cockroaches, 8) The Leopard, 9) Phantom y 10) The police