Perros que duermen

perros-que-duermenEl comisario Dimas Prado y el militar Juan Delforo Farrel son los protagonistas de la novela Perros que duermen (2017), del autor malagueño Juan Madrid.

Dimas es comisario de policía en el franquismo, un “camisa vieja”. Falangista, ha pasado por diferentes cargos en la dictadura, siempre relacionados con la represión, el espionaje o el contraespionaje. Herido de batalla, siempre lleva un bastón para poder andar. De redondos ojos de sapo y bigotito teñido de negro sobre una boca perruna. Se fuma dos paquetes diarios de Pall Mall, siempre con boquilla. Viste un traje claro, camisa azul falange y corbata. En la solapa, la insignia de jefe de centuria. Toma café en el “Café España”, de Burgos. Habla alemán con fluidez. Quiere colaborar con la Gestapo. Utiliza una cámara Leica. Dimas siempre va acompañado de su hermano mayor por parte de padre, Borsa.

Delforo Farrel, militar republicano. Madrileño, fue oficial en el Ejército Popular de la República y llegó a mandar una división en la batalla del Ebro. Estuvo en la cárcel de Málaga, en el Penal del Puerto de Santa María y, tras la amnistía general de 1949, en batallón de castigo en Mohedas de la Jara, un pueblo de Toledo. Escribe un diario con una estilográfica Waterman que le ha regalado su prometida Carmen. Carmen tiene 30 años en esos momentos y es licenciada en Ciencias Físico-Matemáticas. Ha estado cuatro meses en la Unión Soviética, preparándose en técnicas de espionaje y contra información. Llegó a ser una espía muy hábil.

Otros personajes:

Guillermo Borsa es hermano de Dimas Prado por parte de padre. Es como su sombra, siempre a su lado, sobre todo en los momentos más difíciles. De rostro delgado y cadavérico, con el cabello blanco como si fuera un extraño sombrero, el cuello flaco y la dentadura blanca y pareja, tan ridícula en las bocas de los viejos.

Juan Delforo Muñoz, periodista y escritor. Ahora vive en Salobreña, Granada, después de residir en varias provincias españolas. Ha trabajado en “El Universal”. Tiene cuatro hermanos. Fuma Ducados. Recuerda su militancia en la Federación Anarquista Ibérica, la FAI. Su padre murió en 1970 en un accidente de coche.

Antonio, que llega a la estación de Atocha, Madrid, en otoño de 1939. Trabaja en un bar de mala muerte. Quiere convertirse en un proxeneta, tener mujeres en diferentes cabarets de la capital. Empieza cometiendo pequeños robos en estancos, kioskos de lotería. Cena en “La Carmencita“, y juega a las cartas en el “Café Barbieri”.Juan-Madrid-3-658x320

José Ungría, coronel; César Montoro, teniente coronel; Luis Loaiza, jefe de la Brigada Local de Investigación Política y Social, un tipejo cincuentón gordo y abotargado, de bigote fino; o Lucio Garcés, un tipo grueso, de cuello ancho y barrigón dueño de una empresa de transportes, son otros personajes que aparecen a lo largo de esta narración.

Me ha gustado mucho Perros que duermen. Una novela dividida en dos partes: antes, durante y después de la guerra civil española; y la actualidad en el año 2011. Espionaje y contraespionaje, confidentes, policías, militares, guerra, posguerra y miseria, pero también amistad y amor. Falangistas y rojos. Es verdad, como dicen, que es una reivindicación de la memoria antifranquista. Me ha parecido que están muy bien ambientadas las situaciones de enfrentamientos entre los dos ejércitos, faccioso y republicano. Presenta unos personajes muy potentes, dispuestos a todo para acabar con el enemigo y tremendos secretos que se van desvelando poco a poco. Alguno, incluso, en la última frase de esta extraordinaria novela.

Juan Madrid nace en Málaga el 12 de junio de 1947. Es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Salamanca. Es periodista, escribe novelas, cuentos, ensayos y guiones para el cine y la televisión. Es autor de siete novelas protagonizadas por Toni Romano, de las que se han hecho multitud de ediciones. Algunas de sus obras han sido llevadas al teatro, como Viejos amores, adaptada por Marta Torres; y al cine como Días contados, por Imanol Uribe. También es autor de la serie de televisión  Brigada Central; y ha dirigido dos películas Tánger (2004), y La carretera de la muerte (2007). Ha recibido diferentes premios, entre ellos el Premio Quiñones por su novela Los hombres mojados no temen la lluvia. En la actualidad, se dedica a la docencia en la Escuela Internacional de Cine y TV  de San Antonio de los Baños, Cuba, y en la Escuela de Escritura Creativa Fuentetaja