Canción dulce

P-cancion-dulce-673x1024Una niñera, Louise, es la principal protagonista de la novela Canción dulce (2016), de la autora marroquí Leila Slimani.

Louise es una canguro imperturbable. Tiene 40 años, aunque aparenta la mitad. Vive en un apartamento que solo tiene un cuarto que hace las veces de dormitorio y de salón. Come en una mesita baja, siempre con la televisión encendida. Tiene una fotografía de una adolescente con el pelo rojo. Louise se maquilla con sombra de ojos azules, pero por su silueta delicada y menuda apenas se le echan veinte años de edad. Cocina muy bien, por ejemplo una blanquette de ternera, el pot-au-feu, el jarrete a la salvia y las verduras crujientes. Maneja los hilos sin los que la magia no existe. Es Visnú, la divinidad nutricia, celosa y protectora. Myriam, la señora de la casa, dice de ella: “nuestra nunú es un hada”.

Myriam, ex abogada que ahora es ama de casa. Tiene dos hijos, Mila y Adam. Ha decidido volver a trabajar y quiere contratar a una niñera que también se haga cargo de la casa, de la limpieza y de preparar la comida.

Paul es su marido. Trabaja en un estudio de música. En un principio no está muy de acuerdo en contratar a nadie para cuidar a sus hijos.

Stéphanie es hija de Louise, de ocho años. A pesar de su edad ya sabe cambiar pañales y preparar los biberones de los niños que dejan a cargo de su madre.slimani

A los Rouvier, a Monsieur Franck, a Madame Perrin, los ha interrogado la inspectora Nina Dorval en su despacho del Quai des Orfèvres.

Wafa, Rose Grinberg, el teniente Verdier, Alba, Hervé, el casero Bertrand Alizard o Jacques, ex marido de Louise, son otros personajes que aparecen a lo largo de esta narración.

Me ha gustado mucho mucho esta Canción dulce. Una historia dura, a veces muy dura. Un inquietante thriller en el que, a través de los protagonistas, se nos revelan los problemas de la sociedad actual, su concepción del amor y de la educación, del sometimiento y del dinero, de los prejuicios de clase y culturales. Aunque la novela empieza por el final, vamos a ver cómo poco a poco la trampa de la interdependencia se va convirtiendo en un auténtico drama. Y a lo largo de cada capítulo, no paras de preguntarte ¿cómo es posible que hayamos llegado a ésto? Lo dicho, lectura inquietante y muy recomendable.

Leila Slimani nace en Rabat en 1981, de padre marroquí y madre franco-argelina. Estudia en el Liceo francés de Rabat y se marcha a Paris para seguir sus estudios. Después de ejercer varios años como periodista en L´Express y Jeune Afrique, decide dedicarse por completo a la literatura. Con su primera novela, Dans le jardin de l’ogre (2014), en la que aborda el tema de la adicción sexual femenina, recibe el reconocimiento unánime de la crítica. Con Canción Dulce, su segunda novela, obtiene el Premio Goncourt 2016.

Malika Embarek López, traductora al castellano de esta novela, es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Mohamed V de Rabat y es traductora literaria especializada en autores magrebíes, tales como Edmond A. El Maleh, Tahar Ben Jelloun, Mohamed Chukri, Abdellah Laroui, Mouloud Feraoun, o Boualem Sansal.


Leila Slimani y su “Canción dulce”, en “Página Dos” de rtve

Anuncios