El viento a la pared

elvientoalaparedUn joven estudiante, Julián, es uno de los protagonistas de la novela El viento a la pared (2018),  del escritor Manuel Holgado Martín.

Julián es un zamorano que estudia Físicas en Salamanca. Tiene dos hermanas, Marta y Laura. Escucha música en Spotify, le gustan las sonatas de Johann Sebastian Bach. En cierto momento, cuando ve mucho misterio alrededor, le viene a la cabeza la serie The Wire.

Otros personajes:

Hera es una joven que ayuda a su padre Yasir en el ciber café que tienen abierto. Tiene unos enormes ojos oscuros y una sonrisa desenfadada. Nacida en Marruecos, llegó a España a los cuatro años. Tiene tres hermanos pequeños que ya nacieron aquí. Hera conduce el BMW de su padre, de cuarta o quinta mano.

Yasir tiene cara de mayor, con pocos dientes, oscuros y muchas arrugas mal afeitadas, pero se mueve con la agilidad de un joven. Regenta con su amigo Assou un ciber, en el que venden de todo.

Miguel “El Calvo” es un guardia civil corrupto, violador y asesino. Vive en la calle General Esparza, en un chalé lo suficientemente aislado. Le gusta beber Blanton’s y a veces una lata de Mahou. Conduce un Laguna. Su móvil es un Samsung. Lee La Gaceta. Estuvo a punto de apuntarse como voluntario para ir a Barcelona a bajarle los humos a hostias a los independentistas, pero su amigo Chano, también guardia civil, le quitó la idea de la cabeza. En el restaurante “El Montañes” se toma un vino Pago de Carraovejas.

Nicoleta “Nico” es una joven rumana de 15 años de edad, pero que parece que tiene 17 por lo menos. Menuda, delgada, de melena corta con abundantes mechones azules, siempre vestida con sus vaqueros ajustados, sudadera de cualquier color y cazadora negra. Le gusta la Mahou, fumar un Marlboro y los Donuts.

Y Enrique, Ramirito, Jesús, Nelkan, Alberto o Los Tinilla, que son hermanos y sicarios.

Comentario:

Me ha gustado El viento a la pared . Una novela negra que transcurre mayormente en Salamanca. Me ha parecido una novela políticamente incorrecta, a veces violenta y sin embargo otras veces juvenil, quizás por que la mayor parte de sus protagonistas son jóvenes que apenas llegan a los 20 años. Una historia de amor entre un joven zamorano, que estudia en Salamanca,  y una muchacha marroquí, a la que su padre le tiene prohibido mantener cualquier tipo de relación con “infieles”. El castigo a los novios se les va de la mano a unos guardias civiles contratados al efecto. Corrupción, tráfico de drogas, maltrato a mujeres, palizas y, como desenlace, una persecución que termina en la ciudad de Marrakech.

articulo-fichero_678796_20180630.jpg,950,380,0

Presentación de “El viento a la pared” en el Auditorio Enrique de Sena, de Santa Marta, Salamanca, en junio de 2018.

Anuncios