OFFSHORE

9788490663851El comisario Kostas Jaritos es el protagonista de la novela Offshore (2016), décima entrega de esta saga escrita por el autor turco afincado en Grecia, Petros Márkaris.

Jaritos sigue siendo comisario del Departamento de Homicidios de la policía griega en Atenas. Vuelve a conducir su Seat. Como siempre, desayuna un café y un cruasán. Vive en la calle Aristokleus. Consulta regularmente el Dimitrakos. En un restaurante italiano, al que va con toda su familia a comer, se pide unos tortellini a la marinera, que le parecen un auténtico manjar. Su mujer, Adrianí, sigue cocinando unos excelentes tomates rellenos. Su hija Katerina, su marido Fanis y sus amigos, Maña y Uli, aparecen a menudo en su casa para cenar en familia y celebrar que la situación económica del país ha mejorado ostensiblemente.  También el tráfico de Atenas está muy presente en esta narración.

Siguen acompañando a Jaritos los de siempre: o sea, Zisis que dirige un refugio para los sin techo. Vlasópulos, el agente mano de derecha de nuestro sabueso, además del resto de la brigada Kula, Papadakis y Dermitzakis.

Guikas es el director, el jefe de Jaritos. Dimitriu, de la científica. Anamàdis, forense. Jarikakis, un cincuentón de la Unidad Antiblanqueos.imagen124826g

Además, Gonatás, de la Brigada Antiterrorista. Spiridakis, de la Unidad de Delitos Económicos Y Sotirópulos, un periodista retirado, viejo conocido de Kostas.

Me ha gustado Offshore, pero la verdad es que no sé qué pretende Márkaris. Tras sus anteriores novelas ambientadas en la durísima situación económica y humana por la que pasa el pueblo griego, a causa de unos terribles recortes impuestos por la troika y mercados afines, en esta ocasión, así de pronto, en apenas tres meses de un nuevo gobierno, la situación es totalmente diferente: ha florecido el dinero por doquier, han subido los salarios, ha bajado el paro, se están instalando y volviendo a Grecia importantes empresas. Y todo porque un nuevo partido ha pedido a los griegos tres meses para darle la vuelta a la economía del país. No sé si puede ser un sueño, una fábula, una ilusión, una auténtica visión de futuro o si realmente es algo que puede pasar cualquier día. Cuando leáis la novela y su final, ya me contaréis.

Este es el fondo de la narración, el sorprendente y milagroso giro en la economía griega, pero mientras tanto, Jaritos y su equipo tiene que investigar el asesinato de un funcionario de la Secretaría de Estado de Turismo, que aparece muerto en su casa, atado a una silla y con un tiro en la cabeza. Entonces aparece otro cadáver y los asesinos, que son emigrantes todavía más pobres que los griegos, se dejan atrapar a las primeras de cambio.

¿Y la luz se hizo?

Hasta aquí hemos llegado

El comisario Kostas Jaritos es el protagonista de la novela Hasta aquí hemos llegado (2014), del escritor turco Petros Márkaris 

Con esta novela cierra Márkaris, a modo de epilogo, su trilogía de la crisis, Con el agua al cuello (2010), Liquidación final (2011) y Pan, educación, libertad (2012). 

Jaritos sigue leyendo el Dimitrakos. Desayuna café y cruasan. Se traslada en trolebus. Tal y como está la economía del país y la suya particular, ha tenido que aparcar su Seat en el garaje de la comisaría. Adrianí, su mujer, prepara unas judías tiernas y boquerones con verduras para toda la familia y allegados. Su hija Katerina ha sido atacada por neonazis de Amanecer Dorado. Jaritos confía en su amigo Zisis.

Sigue la misma brigada a las órdenes de nuestro comisario: Vlasópulos, Kula, Dermitzakis y Papadakis, además de Guikas, el jefe. Stavrópulos es el forense. Su ayudante es Ananiadis, de unos 35 años, alto y delgado como un taco de billar. Luce perilla y viste camiseta y vaqueros. Dimitríu es el jefe de la Científica. Zonás, de Asuntos Internos. Espéroglu, de Antidisturbios. Zafirín, de Balística. Gonatás, de la antiterrorista. Spiridakis, de Delitos Económicos. Merikas, el periodista sustituto de Sotirópulos, que se niega a retirarse del todo.

Hasta aquí hemos llegado es el broche final de las novelas que Márkaris ha dedicado a la situación económica que atraviesa Grecia. En esta ocasión muestra muy claramente la corrupción de funcionarios y a los llamados “intermediarios”, que con dinero pueden conseguir que se adelante muchos meses cualquier gestión o permiso de la administración griega. En esta ocasión, Jaritos y su equipo tienen que investigar el suicido y muerte de varias personas que, aunque no se conocen, pueden tener algo en común. Es una novela, y una serie, muy interesante, que permite conocer un poquito mejor la desdichada situación económica que padece Grecia, y sobre todo los griegos. Muy recomendable.

https://player.vimeo.com/video/109361941

PAN, EDUCACION, LIBERTAD

El comisario Kostas Jaritos es el protagonista de la novela “Pan, Educación, Libertad”, del escritor Petros Márkaris. Octava de la saga de este autor con el mismo personaje principal, y tercera de la llamada “Trilogía de la crisis“.

Con el cambio de gobierno en Grecia, a Jaritos y a su jefe, Guikas, se les ha ido al garete su prometido ascenso. Y no solo eso, además se quedan sin cobrar tres meses a causa de otro recorte a los funcionarios impuesto por la troika. Eso si, Kostas sigue leyendo el Dimitrakos y desayunando café con croissant. En casa, su mujer Adrianí toma las riendas económicas de la familia y prepara cenas todos los días para ellos, su hija y su yerno…y para todos los amigos que se apunten. Katerina, su hija, le regala un ordenador para ver si su padre se moderniza un poco.

Otros personajes:
Los miembros de la brigada de Jaritos: Vlasópulos, que es el más experimentado y que tiene graves broncas con su ex.  Dermitzakis, que siempre está ahí. Kula, que es la más lista del grupo y que está enseñando a su jefe a manejar el ordenador. Y Papadakis, incorporado recientemente, que además de policía tiene un trabajo de segurata por horas. Espéroglu es el jefe de los Antidisturbios y Dimitriv, de la Científica. Stavrópulos es forense. Gonatás, del grupo antiterrorista. Y Spiridakis, de la Unidad de Delitos Económicos.

Triste y dura como la realidad misma es “Pan, Educación, Libertad”, la novela que cierra la “Trilogía de la crisis”, en la que Márkaris ha reflejado la grave situación económica que atraviesa Grecia. En esta entrega Grecia ha vuelto al dracma y España a la peseta. Y a Jaritos, como funcionario que es, no le van a pagar durante tres meses. Resurge la amenaza de grupos neonazis. También aparecen varias iniciativas solidarias de jóvenes. Y en medio de este ambiente, aparece asesinado un rico contratista de obras ¿puede ser un acto terrorista? ¿una venganza particular? ¿habrá más asesinatos? Y ahí está nuestro Jaritos que, a pesar de todos sus problemas y preocupaciones personales, se mete a fondo en la investigación. Y reflexiona: estamos en unos días “donde la indiferencia y la desidia nos han vencido a todos”.

No es por ser agorero o pesimista, pero todo ésto me suena muy cercano. Y acabamos con un párrafo de la página 91 de esta edición:

“- Escuche, señor comisario. Mi padre era un gran empresario, un hombre de negocios de mucho éxito. Empezó de cero y, a pesar de todo, a lo largo de su carrera consiguió amasar una gran fortuna. Ningún empresario triunfa en el mundo de los negocios yendo con una flor en la mano. Se aprovechan de sus contactos, sellan alianzas secretas, pagan sobornos, financian ilegalmente a partidos y a personalidades políticas. Eso es lo que les abre el camino hacia el éxito. Mi padre, no obstante, no hablaba nunca de sus aciertos ni de sus relaciones profesionales. Sólo le gustaba hablar de su actividad política clandestina contra la dictadura. Cuando alguien intentaba hablar con él  de empresas y de negocios, él cambiaba de tema y soltaba sus batallitas antifascistas de la clandestinidad y en la Politécnica. Para él, su viejo activismo político era como una esponja que limpiaba todo lo demás.”

LIQUIDACIÓN FINAL

El comisario de policía Jaritos es el protagonista principal de la novela “Liquidación final” (2011), del autor turco afincado en Grecia, Petros Márkaris. Es la séptima entrega de la serie (ver entradas anteriores); y la segunda de la llamada “Trilogía de la crisis” sobre la actual situación en Grecia.

Pocas novedades encontramos en Kostas Jaritos en esta nueva narración. Quizás la más importante es que va a ser propuesto para ascender de categoría laboral. Él pensaba que se iba a quedar para siempre en la misma categoría, pero con ésto de la crisis y los recortes salariales no le viene nada mal. Por supuesto, sigue leyendo el Dimitrakos; y conduciendo el Seat. Su hija Katerina está pensando abandonar Grecia para poder trabajar, una ONG le ha ofrecido un puesto, pero en un país africano. Fanis, su marido, que es médico, estaría dispuesto a seguirla a través de “Médicos sin fronteras” . Adrianí, madre de Katerina, y esposa de Jaritos, pone el grito en el cielo y luchará por que su hija no se vaya de su lado. Por cierto, en esta ocasión Adrianí prepara a nuestro comisario unos excelentes calabacines rellenos de arroz con salsa de huevo y limón.

Otros personajes: Stavrópulos, forense, con sempiterno mal humor. Es un quejica, pero en su trabajo es un crack. Dermitzakis, Vlasópulos y Kula son los polis que forman la brigada de Jaritos. Guikas sigue siendo el jefe de ellos, y Stela su secretaria, que al principio parece de categoría zopenquil. Dimitriu, de la policía científica. Sotirópulos, que es un periodista veterano. Zisis, ahora amigo de Jaritos y antes, durante la dictadura, enemigo, perseguido y torturado por la policía. Y Maña Laganá, psicóloga que trabaja en Narcóticos. Muy guapa, alta, morena, con ojos azules, viste con sencillez y sin maquillar.

Demoledora “Liquidación final”, clara continuación de “Con el agua al cuello”. Crónica implacable de lo que está sucediendo no solo en Grecia sino también en nuestro pais. Despidos, recortes, huelgas, manifestaciones, suicidios (tremendo el primer capítulo), en esta ocasión solo novelados, asesinatos de poderosos defraudadores fiscales, que convierten a su ejecutor en un héroe nacional. A lo largo de esta novela podemos leer frases como “Hay quienes agachan la cabeza y hay quienes abren cabezas ajenas”; o, en vez de la consigna “Para un futuro mejor”, otra a la que le hemos dado la vuelta, “Para un futuro aún peor”.

Muy recomendable esta “Liquidación final” escrita por Márkaris, un autor progresista y vivida en directo por Jaritos, un inspector de policía de ideología conservadora. Solo nos queda esperar la tercera entrega, y preguntarnos ¿todavía nos puede pasar algo más fuerte?  Puede sonar muy deprimente pero es la realidad de nuestros días.

http://hub.video.msn.com/embed/41eb5b50-6e30-428c-a073-959fd7d9279f/?vars=bWt0PWVzLXVzJmNvbmZpZ05hbWU9c3luZGljYXRpb25wbGF5ZXImbGlua292ZXJyaWRlMj1odHRwJTNBJTJGJTJGdmlkZW8ubGF0aW5vLm1zbi5jb20lMkYlM0Zta3QlM0Rlcy11cyUyNnZpZCUzRCU3QjAlN0QlMjZmcm9tJTNEJmZyPXNoYXJlZW1iZWQtc3luZGljYXRpb24mY29uZmlnQ3NpZD1NU05WaWRlbyZzeW5kaWNhdGlvbj10YWcmYnJhbmQ9djUlNUU4MDB4NDUwJmxpbmtiYWNrPWh0dHAlM0ElMkYlMkZ2aWRlby5sYXRpbm8ubXNuLmNvbSUyRg%3D%3D

DESDE LA GRECIA DE JARITOS

El comisario Kostas Jaritos es el protagonista de la novela “Con el agua al cuello”(2010), sexta novela publicada en nuestro país del autor Petros Márkaris. Las cinco anteriores ya están reseñadas en otra entrada de este mismo blog.

Jaritos sigue trabajando en la comisaría del Ática, en Atenas. Sigue desayunando, como siempre, café con leche y cruasán. Lo que sí ha cambiado es de coche, ha tenido que deshacerse, por viejo, de su Mirafiori y ahora conduce un Seat Ibiza. Según dice su dueño se lo ha comprado en solidaridad con los países del sur, los más pobres de Europa. Eso sí, sigue leyendo el diccionario de Dimitrakos, que le distrae y relaja cuando está en medio de una complicada investigación policial. También sigue comiendo uno de sus platos favoritos, “tomates rellenos”, que le sigue preparando su esposa Adrianí. Y come “souvlakis” viendo la final del mundial de futbol España-Holanda en compañia de su hija Katerina, que se acaba de casar con Fanis.

Otros personajes: Guikas, jefe directo de Jaritos que acaba de cambiar de secretaria. La nueva es Stela, una belleza morena. Kula, antigua secretaria de Guikas, ahora en el equipo de Jaritos con los policias ayudantes Dermitzakis y Vlasópulos. El viejo izquierdista Sotirópulos, periodista de crónicas de sucesos. El forense Staurópulos. El jefe de policía cientifica Fakidis. El de la policía antiterrorista Stazakos. El de Delitos Fiscales Lazaridis. Y Dimitriu, de la policía científica.

Me ha gustado mucho “Con el agua al cuello”, como las anteriores cinco novelas, con Kostas Jaritos de personaje central. Extraordinario investigador con intuiciones geniales, en esta ocasión con el telón de fondo de una Grecia al borde del abismo, con recortes sociales, manifestaciones y huelgas, desesperación de la gente que no entiende qué ha pasado de pronto sin haber hecho nada, sin ninguna culpa. Y un día aparece degollado un banquero, ¿es un atentado terrorista? ¿o un vengador de las clases más bajas, más perjudicadas en ésto que llaman crisis financiera?  Muy recomendable.   

Petros Márkaris nace en 1937 en Estambul, Turquía. Estudia ciencias económicas en Viena y Stuttgart y posteriormente se traslada a Atenas, donde reside en la actualidad. Es autor teatral, guionista de televisión y ha colaborado en varios guiones del cineasta griego Theo Angelopoulos, entre los que destacan “La mirada de Ulises” o “La eternidad y un día” (Palma de oro en el Festival de Cannes de 1998). Asímismo, ha traducido a importantes autores de lengua alemana como J.W. Goethe, Artur Schnitzler, Bertolt Brecht o Thomas Bernhard. La fama le ha llegado con la serie de las novelas policiacas protagonizadas por el comisario Kostas Jaritos. Ya estamos esperando la próxima entrega ¿que será de nuestro Jaritos? ¿y de Grecia y los griegos, de rescate en rescate al borde del abismo?

DEDICATORIAS

Hoy no vamos a escribir sobre ningún detective, sobre ninguno de nuestros sabuesos. Escribiremos algo sobre sus creadores, los autores que dan vida a nuestros investigadores. Vamos a reseñar algunas de sus dedicatorias, esas palabras de agradecimiento o reconocimiento que hacen los escritores antes de empezar a narrarnos sus historias. Algunas dedicatorias son a familiares o amigos, algunas son tristes y otras sosas, y algunas otras enigmaticas.

En “La leona blanca” Henning Mankell escribe: A mis amigos de Mozambique. En “El ojo de Eva” Karin Fossum: A mi padre. En “C de Cadaver” Sue Grafton: Para los hijos que me eligieron: Leslie, Jay y Jaime. En “Nombrar a los muertos” Ian Rankin dedica: A todos los que estaban en Edimburgo el 2 de julio de 2005. El escritor griego nacido en Estambul, Petros Markaris en “Defensa Cerrada”: A Josefina siempre. Patricia D. Cornwell en “Punto de partida” escribe sin ningún rubor: Con amor a Barbara Bush (por la diferencia que marcaste).

Enfín, nos reponemos un poco y seguimos:

Uno de casa, Lorenzo Silva en “La estrategia del agua” escribe: Para mis hijos. Para mis padres. En “No acosen al asesino” José María Guelbenzu: Al amigo inolvidable Juan García Hortelano. Andy Oakes en “El primer ciudadano”: Este libro está dedicado al club de futbol Manchester United, a sus jugadores, pasados y presentes….. a su entrenador, sir Alex Ferguson, y a la memoria del gran Matt Bubsy. Kathy Reichs, la creadora de la antropóloga forense Temperance Brenna, en “La huella del diablo”: A todos los que sobrevivieron a la gran tormenta de Quebec de 1998. Nous nous souvenons.

Y para ir terminando (por hoy):

Dennis Lehane en “Plegarias en la noche” dice: Para mis amigos John Dempsey, Chris Mullen y Susan Hayes, que me permitieron usar algunas de sus mejores líneas, y no me han demandado. Y para Andre, a quien echamos profundamente de menos. En “La hija del enterrador”, Elizabeth Bloom proclama: Dedicado a la memoria de Shakespeare, Perro Maravilla, 1992-2005, el mejor amigo para una niña y excelente numen. El gaditano Juan Bolea en “Los hermanos de la costa”: Para Belen y Belen.

Y la última:

Michael Connelly en “Último Recurso” dedica: A los detectives que han de asomarse al abismo.

JARITOS

El comisario Kostas Jaritos es el protagonista de las cinco novelas y un libro de relatos del escritor griego Petros Márkaris (Estambul -antigua Constantinopla-, 1937)
Sus títulos: Noticias de la noche, Defensa cerrada, Suicidio perfecto, El accionista mayoritario y la última publicada Muerte en Estambul. Entremedias se publicó El caso del comisario Jaritos y otros relatos clandestinos.
Todo un clásico podemos considerar a Jaritos en la novela negra europea. Sus excelentes investigaciones transcurren en la Atenas de hoy, o de hace muy poco, con incursiones en Turquía, exiliados albaneses, drogas, prostitución, corrupción policial …
Casado con Adriani, su mujer desde hace mucho tiempo, con sus enfados y reconciliaciones, ¡que buenos tomates al horno le prepara! Tienen una hija, Katerina, a la que su madre está deseando casar.
Otro personaje asiduo, Nicólaos Guikas, Director General de Seguridad , osea su superior, un auténtico burócrata con quien casí nunca está de acuerdo nuestro comisario Jaritos.
Y por último una curiosidad, Kostas Jaritos solo lee diccionarios, sobre todo el diccionario Dimitrakos ….
¿Cómo vivirá nuestro proganista la caótica situación por la que está atravesando Grecia en la actualidad?
Seguro que el maestro Márkaris no tardara mucho en contárnoslo.