Plegarias

plegarias_5f583176_800x1215El agente del FBI Giles Martins es el protagonista de la novela Plegarias (2013), del autor escocés Philip Kerr.

Martins, escocés de nacimiento, ahora reside en Houston, Texas. Lleva diez años en el FBI. Ha dejado de ser creyente y su ultra devota mujer amenaza con dejarle. Ha estudiado Derecho en Harvard. Entró como becario en un bufete de Nueva York. El lunes siguiente al 11-S presenta una solicitud de Ingreso en el FBI. Pasó por Quantico, cuatro años en Contraterrorismo en Nueva York y desde el 2008 en Texas trabajando en Terrorismo Nacional. Habla árabe e italiano. Utiliza una BlackBerry. Es un poco maniático, le gusta tener todo bien alineado en su mesa, los lápices bien afilados en una pulcra hilera al lado de su cartera de cuero, bolígrafos, pequeños tacos de notas, todo perfectamente colocado. Fuma cigarrillos Salem. Es seguidor de los Celtics de Boston. Bebe whisky escocés. Se lava constantemente las manos con gel antiséptico. Porta una Glock con diecinueve balas en el cargador. Suele comer en el asador Strand de Galveston. Se pide una cerveza mexicana Dos Equis. Rellena el crucigrama del Chronicle.

Otros personajes:

Gisella DeLillo es agente especial adjunta al mando del FBI. También estudió Derecho. Es de North Beach, San Francisco. No es especialmente alta, pero camina como si lo fuera. Torneado trasero. De cabello negro como las plumas de un cuervo, lo lleva recogido sobre la coronilla. Parece la hermana descarriada de Audrey Hepburn.

Anne Golberg es la mejor analista de investigación de los federales en la oficina de Houston. Ha sido periodista. Nadie es capaz de elaborar un gráfico de conexiones como la Golberg.

Helen Monaco es otra agente del FBI. Está en terrorismo nacional. Tiene 27 años, lesbiana, católica. Apenas se maquilla, viste trajes de oficina austeros. A todas luces parece una tía buenorra. Practica escalada en bloque.

Chuck Worrall es otro agente especial. Eamon Coogan es obispo.

Ken Paris es un friki informático. Actúa en plan MLS (me la suda). Está a punto de jubilarse. Lleva treinta años en el FBI.

Kein Blunt es inspector de policía. Tiene una forma de hablar arisca, calza botas de vaquero de piel de avestruz y chaqueta de sport de lino azul, con botones dorados y  dibujos de pequeñas serpientes de cascabel.philip-kerr_afb5ff25_370x370

Gary Greene, otro agente. Alto y negro. Con la cabeza como una bola de jugar a los bolos. De barba gris claro y bigote.

Comentario:

Me estaban gustando estas “Plegarias” pero luego me he desconcertado. En los dos primeros tercios parecía una interesante investigación. Después aparecen elementos sobrenaturales que no sé si son productos de la cabeza del protagonismo o son reales.

“En menos de seis meses, han fallecido tres destacadas personalidades con un nexo en común: todos enervaban a los sectores religiosos más conservadores”

Se le ha ido de las manos la novela o le ha dado un giro que no entiendo. Es tan radical el cambio que se me ha hecho difícil de asimilar. Es cierto que el protagonista, el agente del FBI Martins, es un poco rarito, pero no es entendible su cambio de personalidad religiosa ¿Quiénes son las fuerza amenazadoras? Igual soy yo quien no lo ha pillado ¿Es real o sobrenatural? Parece que intenta arreglarlo al final, pero ya es demasiado tarde … Si alguien ha leído la novela que me cuente lo que le ha parecido.

El autor:

Philip Kerr (Edimburgo 1956 – Londres 2018) era licenciado en Derecho y Filosofía del Derecho. Famoso por su saga de Bernie Gunther, el detective alemán que investigaba con los nazis en el poder, y que siguió al terminar la segunda guerra mundial. Catorce novelas con Gunther como protagonista, entre ellas Violetas de marzo, El otro lado del silencio, o Un hombre sin aliento. Además publicó otras novelas con diferentes personajes; y una trilogía sobre el lado más turbio del fútbol: Mercado de invierno, La mano de Dios y Falso nueve.