El caso Demichellis

demichellisEl abogado Raúl Ballesteros es uno de los protagonistas de la novela El caso Demichellis (2016), del autor cántabro afincado en Ibiza Francisco Marín.

Ballesteros tiene 45 años, es abogado criminalista especializado en la rama penal del Derecho. Está apuntado  al turno de oficio. No es partidario del Tribunal del Jurado. Divorciado de Yolanda, tuvieron una hija, Julieta, que ahora es una adolescente de 16 años. Raúl sale a correr a las siete de la mañana, tres días a la semana. Le parecen excesivas las leyes en defensa de las mujeres, piensa que los medios jurídicos son desproporcionados e inútiles. En política simpatiza con la derecha. Es católico no practicante. Está a favor de la legalización de las drogas. Cocina en su casa unos espaguetis con ajo y guindilla y los espolvorea de queso parmesano rallado. En un restaurante indio de la Avenida España, acompañado de la hermana de una víctima, piden para compartir un pan indio de queso, un plato de pollo Tandoori y un arroz basmati con verduras, con una botella de vino tinto de reserva. Recuerda la peli “El crimen de Cuenca“.

Otros personajes:

Alex Zarco es detective privado, un auténtico friqui. Durante los meses de otoño, invierno y hasta bien entrada la primavera  viste una gabardina gris de corte anticuado, heredada de su padre, que había fallecido dos años antes. Luce en su cuello un pañuelo de seda, a modo de corbata. No escatima el uso de colonia Eau Sauvage, que rocía con pulverizador. Poco agraciado, entrado en carnes, calva prematura. Tiene 33 años y aún es virgen. Se reconoce como un “homosexual de revista”. Alivia su líbido mirando revistas en las que aparecen fotografías de efebos depilados y enormes penes. Reconoce que leyendo una novela de Hércules Poirot decidió hacerse detective privado. Desayuna Cola Cao con un cruasán. Se mueve en una motocicleta, una Scooter, aunque también posee un viejo coche Volkswagen Polo heredado de su padre. Es seguidor de los fundamentos de filosofía budista.Francisco-Marín-Ibiza

Paco es pintor, amigo íntimo de Ballesteros, con quien se reune para cenar un viernes de cada dos. Le han tocado 24 millones de euros a la Primitiva. Está con Tanya, su joven musa moscovita.

Ferrando es sargento de la Guardia Civil. De treinta y tantos años, delgado y de pelo negro con incipientes canas en torno a las sienes. Tiene cara de mala leche.

Raquel López es hermana de la víctima, muy guapa, inspectora de Hacienda.

Xicu es un hacker, un pirata informático que colabora a menudo con Zarco.

Lucas Riera es un cabo de la Guardia Civil.

Me ha gustado El caso Demichellis. Tiene estructura de novela negra clásica, aunque sus protagonistas sean un escéptico abogado y un detective privado un tanto extravagante. La narración transcurre en la isla de Ibiza, con el trasfondo de la crisis económica, y dos asesinatos tan seguidos que extrañan en una isla tan tranquila. No tienen nada que ver las víctimas ¿o sí?

Francisco Marín, Castro Urdiales, Cantabria, 1962. Es lcenciado en Derecho por la UNED y ha trabajado como recepcionista de hotel y camarero. Afincado en Ibiza después de residir en varias provincias, desde 1992 es funcionario de la Administración de Justicia.