Ala de mosca

81Lzp7GaEYLEl fotógrafo Carlos Ovelar es el protagonista de la novela Ala de mosca (1998, reeditada por Akal Serie Negra en 2017), del autor gallego Aníbal Malvar.

Carliños Ovelar es dueño de una agencia fotográfica en Madrid. Tiene 45 años y está divorciado desde hace veinte de Susana. Tiene que viajar a Santiago para investigar la desaparición de una joven, precisamente la hija de su ex mujer. Ovelar de joven colaboró con el servicio secreto español, reclutado por su padre, militar del CNI. Actuaba bajo el nombre en clave de Jano. De vez en cuando, reaparece. Nuestro protagonista no para de fumar, Ducados o lo que tenga a mano, y de beber sin parar, sobre todo whisky. Siempre lleva consigo su Leica, aunque ya no sea fotógrafo de verdad. Tiene miedo a los perros. Posee una vieja Beretta, que hace mucho tiempo que no usa.

Otros personajes:

Alberto Bastida es el marido de Susana, la “ex” de Ovelar. Es abogado en un próspero bufete de Santiago de Compostela. Un hombre maduro, atractivo, con un perfume seductor, carísimo y fresco.

Méndez es el chofer y mano derecha de Bastida.

Gualtrapa, espía, policía en la reserva, aunque todavía colabora cuando es necesario.

Rocío es periodista, de Vilagarcía, cuna de la cosa. También reclutada para la “Casa”. Está casada, tiene dos hijos, no aparenta sus casi 40 años. Conserva un brillo endrino muy calorro en los ojos y en la piel.

Carlos “el genio” es un poli con rizos; y Carvia otro poli, gordo y feliz.

Cholo Belasco es un patriarca del clan de la droga.

Ofelia, ex amante de Ovelar, que también es espía. Tiene en su casa discos de Mercedes Sosa, Siniestro Total, Paco Ibáñez, Lluis Llach, Brassens, Milladoiro, Piazzolla

Y “El Viejo”, padre de Carlos Ovelar, con mucho protagonismo en toda la narración, está detrás de todo, lo sabe todo.anibal _malvar _2

COMENTARIO

Me ha gustado mucho esta Ala de mosca. Novela negra, a veces muy negra, en la que aparecen espías y ex espías, policías y militares que tratan de controlar el posfranquismo. Hay muchas referencias al 23F y otros golpes que estaban preparados, a la droga en Galicia, los capos y sus familias. La historia empieza cuando un fotógrafo, en el pasado colaborador con los servicios de inteligencia, es requerido para investigar la desaparición de una joven. Nuestro sabueso, Carliños Ovelar, parece estar de vuelta de todo, lo único que le interesa es beber. Incontables botellas de whisky y sin parar de fumar. Pero eso sí, decide meterse de lleno en la investigación.

“Siete pisos más abajo seguía mi vieja ciudad, ahora iluminada. Estaba bella y fea, embellecida de fealdades, maquillada de suciedades y mohos como una vieja puta que se empolvara demasiado. Amo las ciudades horrorosas, las putas enfermas y los perros lisiados. Prefiero el horror. Convivo mejor con el horror, siempre más humano, más dulce, más necesitado”

Lo dicho, novela negra y dura, sin contemplaciones, con un lenguaje directo a veces escandaloso. Muy recomendable.

Aníbal Malvar (A Coruña, 1964) es periodista y escritor. Ha trabajado en El Correo Gallego, Antena 3 Radio, Radiovoz, El Mundo, Público o Cuarto Poder. Ha publicado diferentes novelas, como por ejemplo Aquí yace un hombre (1994), Una noche con Carla (2008) o La balada de los miserables (2012).

Recomendaciones de Aníbal Malvar (“Público”)

Anuncios

La absurda existencia de Dalila Conde

978849475057El inspector jefe Leonardo Vélez es uno de los protagonistas de la novela La absurda existencia de Dalila Conde (2018), de la autora ilicitana Olga Mínguez Pastor.

Leo ha sido trasladado de “Narcotráfico” a “Homicidios”, después de una operación policial fallida que terminó con dos de sus hombres asesinados. El inspector lo recuerda como el horror de Casas Viejas. Ha estado seis semanas de baja. Tiene 38 años, es homosexual y mide 1,84. Tiene el cabello oscuro, aunque ya van apareciendo sus primeras canas, y melancólicos ojos verdes. Es famosa su mirada de acero. Tiene una envidiable memoria fotográfica. Recuerda haber estudiado en el I.E.S. Alejandro Casona de Madrid. En el gimnasio perdió su virginidad a los dieciséis años. Conduce un Citroën gris plata. Lloriquea de vez en cuando.

Otros personajes:

Claudia Gracia es subinspectora. Lleva mucho tiempo trabajando con Leo. Tiene 35 años y un porte casi aristocrático. Le gusta llevar tacones altos. De larga melena rubia. A ella le gustaría ser Lara Croft. En la comisaría algunos la llaman “la rubita de las tetas bien puestas”. Su padre es un respetable miembro de la Policía Nacional.olga-minguez-entrevista-dalila-conde

Augusto Rico lleva trece años de inspector jefe en “Homicidios”. Le quedan seis meses para la jubilación.

Pascual Mateos es el comisario.

Clara es médica forense. Rubia, con los ojos verdes y las gafas de pasta azul cobalto. De cuarenta años, es una mujer extravagante y peculiar. Las relaciones amorosas nunca han entrado en sus planes, prefiere los placeres que le proporciona la ciencia.

Arjona es otro inspector; y Linares subinspector.

Comentario:

Me ha gustado La absurda existencia de Dalila Conde. Novela policiaca con muchos personajes secundarios candidatos a ser culpables y un protagonista principal, el inspector jefe Leonardo Vélez. En mi opinión no da la talla, lloriquea a menudo y tiene una actitud muy extraña cuando está infiltrado en una operación secreta. Se supone que mejorará en el futuro. La historia se inicia cuando aparece el cadáver de una mujer en un parque de Madrid. Todo parece indicar que puede tener que ver con un caso que lleva abierto más de veinte años, una investigación conocida como la de las niñas de la cruz. Y siempre en la misma fecha. Religiones y sectas alrededor, abusos sexuales, esclavitud y violencia contra las mujeres.

Olga Mínguez Pastor, Elche, 1979. Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante. Trabaja como profesora de Secundaria, a la vez que dirige y escribe obras de teatro, como por ejemplo Pasajes a Orán, Solos en la cumbre, El atardecer de cristal, o Lo que el tiempo nunca curo. Con esta novela que hoy reseñamos La absurda existencia de Dalida Conde ha ganado el VII Premio Wilkie Collins de Novela Negra.
https://www.conoceralautor.es//libros/video500/NjI5MQ==

El porqué del color rojo

imageLucía Utrera “La Grande” es la protagonista de la novela El porqué del color rojo (2018), del autor ovetense Francisco Bescós. Es la segunda entrega de esta saga, la anterior fue El baile de los penitentes (2014), con la que ganó el Certamen Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona.

Utrera es teniente en el Cuartel de la Guardia Civil de Calahorra, La Rioja. Lucía nació en Córdoba y ha servido en el Cuerpo en el norte y en Madrid. Creía que en su destino actual iba a estar más tranquila. Bernard, su marido, es londinense, de Chelsea. Como están a dieta, prepara para el desayuno leche desnatada con muesli integral, pero Utrera prefiere los sobaos. Tienen dos hijos, Marcos y Claudia. A nuestra sabuesa le gustan los acuarios, tiene varios en su despacho. Tiene una alacena en casa llena de vasos y copas comprados en el Ikea de Zaragoza. A la teniente le gusta el café casi hirviendo.

Otros personajes:

Ramírez es cabo, la mano derecha de Utrera. Mide 1,95. Creció en la Cuenca Minera Asturiana. Se ha matriculado en Magisterio por la UNED. Está leyendo sobre la Desamortización de Mendizábal. Sale con Elsa, aunque parecen muy diferentes. Siempre lleva fundas de plástico transparentes. Le gusta la Mahou. Tiene un abrigo de paño de Zara.

Campos, sargento, también sirvió en el norte, en Pasajes y después en Pamplona. Tiene un hijo de 22 años. Conduce un Opel Astra. Se lleva muy bien con nuestra teniente.

Angélica Artero, cabo, se toma su trabajo muy en serio. Le gustan las novelas gráficas y los vídeo juegos. Acarrea libros de dragones, duendes y guerreros.

Cordón es médico, pequeño, calvo. Muy creyente, reza a todas horas. Se le conoce como el Rosarios.

Martos es el juez, rechoncho y blando, con voz aflautada, al borde de la jubilación. A veces se presenta en una escena del crimen con una cesta de truchas, lucios o cangrejos de río. Le gusta mucho pescar. Conocido como el Truchas.

Juan Borobia es sacerdote. Intenta ayudar a los inmigrantes que llegan a La Rioja como temporeros. No para de refunfuñar y de soltar exabruptos. Tiene unos 50 años y mide 1,80 m. Viste un chándal gris pasado de moda. Habla un poco rumano gracias a los años que colaboró con la Fundación Secretariado Gitano en Entrevías. Conduce un Fiat Punto abollado.

Suárez y Marquina son dos jóvenes agentes, que a veces comenten algún exceso.

Paredes es teniente de la policía judicial de Logroño.

Aguilera es comandante de la Guardia Civil, ahora en el departamento de Asuntos Internos. Un auténtico cotilla, según la Grande, aunque es buen amigo y además le pasa información cuando es necesario.image

Adolfo García es coronel del cuerpo. Ahora está en Madrid. Sirvió en una casa cuartel guipuzcoana. Lleva una corbata de seda azul estampada con una lluvia de graciosos tomatitos. Está casado con Mercedes y tienen un hijo, Francisco Javier.

Comentario:

Me ha gustado mucho y me lo he pasado muy bien leyendo esta El porqué del color rojo. Es la segunda novela de Francisco Bescos con la teniente Lucía Utrera, alias la Grande, como protagonista principal. Es un excelente personaje, con sus bondades y su mal genio y una excelente investigadora. En esta ocasión lo tiene muy difícil. En pleno inicio de la vendimia, en pueblos de La Rioja Baja, aparece el cadáver de un joven. Parece ser un temporero ilegal, un inmigrante procedente de Europa del Este. Mafias que trafican con personas entran en escena, la explotación de mano de obra migrante, además de yihadistas y un viejo enemigo de Utrera. de cuando estaba destinada en el norte luchando contra una banda terrorista. Con pequeñas dosis de humor y descripciones muy completas del mundo del vino, su vendimia, su color. Lectura muy recomendable para paladear con un buen Rioja al lado.

En el bando de los buenos

untitledEnekoitz Ramírez “Lanbas” es el protagonista de la novela En el bando de los buenos (2018 en castellano). En euskera fue publicada en 2012 con el título Zintzoen saldoa (2012), del autor navarro Jon Alonso.

Ramírez, ex militante de ETA, ex preso, marchante de arte y ladrón en la actualidad. Vive en una aldea cercana a Etxauri. Les gusta rumiar los poemas de Argensola o las teorías del no lugar de Marc Augé. Mantiene una peculiar relación con Florinda, de la que piensa que tiene unas buenas domingas. Hace la compra en un Eroski de Bilbao. Recuerda el Museo de Bellas Artes, viendo las obras de Aurelio Arteta, García Asarte, los hermanos Arrúe o Barrueta, entre otros. Es muy del Athletic. Recuerda que le gustaba el ciclista Van Springel. Escucha la Sinfonía en sol menor K550 de Mozart. No le gustan los aeropuertos. Le atrae el sol de otoño. Se bebe una botella muy fría de un Agustí Torelló Mata Gran Reserva, que le ha dejado su amiga Florinda en el frigo. Suena en su cabeza Ian Anderson cantando To old to rock’n’roll too young to die.

Un amigo, de los buenos, le invita a comer en el Elkano de Getaria. Empiezan con una docena de ostras, luego unas cigalas y unas kokotxas impecables, además de una ración de mero. Todo ello regado con un txakoli que pasa como el agua.

Otros personajes:

Balbino Bilbao Ventura es abogado.

Martiartu, el coordinador.

Bildosola es periodista del grupo “La Exclusiva”. Crítico gastronómico.

Fabián Fonseca es inspector de policía, le queda poco para la jubilación. Dice haber leído a Lévi-Strauss en francés.

Venustiano Simón, enlace mexicano, supuesto periodista.

Ursúa, “el mexicano”, trabaja con harinas.

COMENTARIO:

Me ha gustado mucho En el bando de los buenos, novela corta de Jon Alonso. El protagonista es Lanbas, que ha sido muchas cosas, casi ninguna buena, o por lo menos legales. Todo un personaje. Una narración mezcla de novela negra y literatura gastronómica. Tiene su dosis de humor, con abogados que son turbios letrados bilbainos, matones y policías que también parecen matones. De muy ágil escritura, enseguida te embauca, vives junto al protagonista sus alegrías y tristezas, su cinismo, parece de vuelta de todo. Perseguido antes, ahora del lado de los buenos. Filosofa, piensa, medita, parece que le gusta estar solo. Un personaje potente este Enekoitz Ramírez, Lanbas. Lectura muy recomendable para este verano, en la playa, en la pisci o en una terraza con una birra muy fría al lado.

EL AUTOR:

FOTO-Jon-Alonso

Jon Alonso Fourcade es licenciado en Biología, ha sido profesor de euskera y es traductor. Ha escrito ensayos como Idiaren eraman handia, (Paciencia de Buey), que recibió en el año 1995 el premio Mikel Zárate. En este mismo año 1995, publicó su primera novela Katebegi galdua, y en 1998 una fusión de ensayo y novela titulada Camembert helburu. En el 2001, le otorgan el premio Juan Zelaia por la obra Agur, Darwin (eta beste arkeologia batzuk). Publica alguna novela más, una colección de relatos breves y traduce varios libros como Antologia apetatsua de Julio Cortázar, o Kometaren eraginpean de Jon Bilbao. 

jon_alonso

Cuentas pendientes

8648b-cuentaspendientes150La subinspectora Rebeca Santana es la principal protagonista de la novela Cuentas pendientes (2015), de la autora barcelonesa Susana Hernández.

Es la tercera entrega de la saga que empezó con Curvas peligrosas (2010), aseguida de Contra las cuerdas (2012).

La subinspectora Santana lleva ya dos largos años en el Cuerpo. Sigue conduciendo su Harley-Davidson. Mantiene una relación con la fiscal Malena Montero, con alguna bronca y más de un polvo salvaje. Visita a su abuelo que siempre está leyendo revistas de cine. Mientras prepara el desayuno silva una canción de Suede. Lleva unas braguitas de Catwoman. Para celebrar el año nuevo compra una bandeja de canalones, otra de vieiras y unas croquetas caseras de jamón. Y en un pequeño restaurante de la Barceloneta, comen chipirones y unos chorizitos a la sidra, con Coca Cola, Santana, y vino blanco su compañera Vázquez.

Otros personajes:

Miriam Vázquez “Marquesa” es la que trabaja al lado de nuestra sabuesa protagonista. Hacen un buen tándem, aunque son muy diferentes. Tiene una relación con Alejandro, un GEO que está casado. Suelen quedar en hoteles. Escucha óperas de Bizet o Rosini, acompañada de un bourbon. Se come una piadina que lleva rúcula. Viste unos pantalones de tweed. Su hija Verónica quiere irse de Erasmus a Florencia.

Malena Montero, fiscal, es pareja de Santana. Conduce un Mini, escucha un disco de Diana Krall y, en otro momento, a Nico y su Sunday Morning. Prepara la cena, pone los espirales a hervir, ralla el parmesano y corta el salmón en dados.

Robles es el inspector jefe. Pinzón, el comisario. Lloren, otro inspector de tupé rubio.

Crespo, poli, que reconoce no haber asesinado a su suegra todavía, gracias a que cocina un excelente pollo rustido.

Rios es inspector de Asuntos Internos. Lleva un elegante reloj de muñeca.susana-hernandez

Molins, inspector experto en trata de menores.

Rafa Navarro, ex compa de Santana, ahora inspector en Zaragoza. Separado. Tiene una cabaña en Nùria. Mastica chicles de nicotina.

COMENTARIO:

Me ha gustado mucho Cuentas pendientes, en la línea de las dos anteriores novelas protagonizadas por la subinspectora Rebeca Santana. En esta ocasión tiene que enfrentar una investigación a raíz de la desaparición de un joven. Poco después aparece un cadáver, un suicidio, también de otros jóvenes. Puede ser una mafia que proporciona adolescentes a clientes millonarios. Por otra parte, la madre de Santana, que acaba de salir de la cárcel, ha desaparecido. Su compañera de brigada Vázquez, la “Marquesa”, no está precisamente pasando por su mejor momento. Además, la fiscal Montero está dentro de una investigación con trasfondos familiares, que parece no ser lo que aparenta. En resumen, lectura negra muy recomendable, a pesar de la dureza de la historia que cuenta.

Ya estamos esperando la próxima de Santana. Susana, ¡no nos hagas esperar mucho!

Venganza

venganza-raquel-fabian-sanchezPatricia, detective privada, es la protagonista de la novela Venganza (2018), de la autora madrileña Raquel Fabián Sánchez.

Patricia tiene montada una agencia de detectives. Anteriormente fue policía. Ahora colabora con el Cuerpo, en concreto con quien fue su amigo en la comisaría, Ramón, policía con más de veinte años de servicio. Patricia ha estado unos días de relax por Cantabria y sus playas. Le gusta el whisky. En su casa escucha Close my eyes forever, de Lita Ford, acompañada por el gran Ozzy Osbourne. Para cenar se prepara unos sándwiches vegetales. A veces lleva consigo una 9 mm.

Otros personajes:

Dolores Márquez es jefa de un despacho de abogados.

David es el cantante del grupo The Bronx, una banda que toca temas de grupos como Barricada, Marea o Warcry.

Emilio es un profesor de primaria prejubilado, de 68 años.

Sor África, una monja que cuidaba de niños y adolescentes en un campamento de verano en El Espinar.

Loly es una agente del departamento de atestados de Zaragoza. De grandes ojos azabache y pelo negro hasta los hombros con mechones rojos. Para ser un alto cargo, sigue vistiendo como siempre: pantalones negros ajustados, una talla menos de la que necesita y camisetas de calaveras.

Sebas es un periodista de Granada, con cierto parecido a Bon Jovi.

Vladimir Tsarnaev, un checheno que combatió en el conflicto ruso-checheno y que en la actualidad trabaja como sicario. Está buscado en más de cinco países.

Comentario:

Me ha gustado, me lo he pasado bien leyendo esta Venganza. Una novelita corta, no llega a las cien páginas, la primera de una escritora novel, Raquel Fabián Sánchez. La historia está narrada muy directamente, poco sabemos del ambiente que hay alrededor o de sus personajes, ni siquiera sus apellidos o gustos. Por ejemplo, de una página a otra nuestra detective puede estar en Madrid, Extremadura o Galicia; y en otra en Zaragoza y al siguiente párrafo en Granada. No obstante la idea es buena, una novela detectivesca, muy escueta, con una investigadora en busca de un asesino que se ha cargado a tres personas en tres lugares diferentes ¿Qué vínculo puede haber entre ellos? Lo dicho, relato de fácil lectura, se nota que es una primera novela que se puede mejorar en las sucesivas, para pasar un buen rato.

Raquel Fabián Sánchez nace en Madrid en 1974. De raíces extremeñas. Diplomada en Educación infantil y música. Amante de las novelas de suspense y la música rock.

Habana réquiem

9788491390367Los tenientes Puyol, Ana Rosa y Eddy son los principales protagonistas de la novela Habana réquiem (2017), del autor cubano Vladimir Hernández.

Puyol es un veterano teniente de la “Mazmorra”, la Unidad de Policía de la Habana Vieja. Paciente, cachaza. Tiene 62 años, de los que 35 ha sido policía. Fuma Populares, que enciende con un mechero traído de la URSS hace treinta años. Vive con su madre y con un hijo enfermo. Su hija se ha ido de casa. Vive en una especie de comuna. Puyol es un trabajador eficaz y disciplinado, un poli comprometido con su profesión.

Ana Rosa Iznaga es una teniente arribista. Tiene 32 años y es oriunda de la zona central del país, procedente de una familia de abolengo criollo. Lleva toda su vida esforzándose por prevalecer y subir en la escala social. Es una auténtica trepa. Vive en Miramar. Está casada con Julián, que es cirujano de la Clínica Central Cira García. Iznaga guarda su agenda electrónica en un pequeño maletín extraplano forrado en piel, que su marido le ha traído de uno de sus viajes por Europa.

Eduardo Serrat “Eddy” es un teniente impulsivo. De 1,80 de estatura y amplio de espaldas. Su cuerpo musculoso da la impresión de estar moldeado en fibra de vidrio y ABS balístico: alta resistencia a golpes y torsiones. Sus ojos son de color gris acero, sin asomo de bondad. Suele llevar el cabello, muy negro y tupido, cortado al estilo militar. Su mentor y superior, el coronel Patterson, piensa que Eddy es una especie de lobo pastor que has conseguido domesticar a medias para que proteja a las ovejas de la voracidad de las fieras … ovejas a las que a duras penas evita engullir. Su teléfono es un Nokia N73. Al teniente, de vez en cuando, le vienen las imágenes de su padre matando a su madre.

Otros personajes:

Wendy es sargento, joven mulata ceñida en su uniforme. Es atractiva, con unos hermosos ojos marrones. Ha heredado los labios carnosos y protuberantes de su madre negra y los pómulos afilados de su padre blanco. Le gustan los todoterreno Niva, el que conduce Eddy, pintado de un tono rojo vivo, muy bien cuidado. Ella lo encuentra de lo más seductor.

Jesús Villazón es el mayor de la Mazmorra, presente en las campañas de Angola y Nicaragua de los años 80.  Ahora está destinado en el Departamento Antidroga. Le gusta tener muchas amantes, hartarse de comida, beber rones importados y cervezas Bucanero. De hecho tiene una pequeña nevera en su oficina para poder tomarse, de vez en cuando, una cervecita fría. Le encanta fumar cigarrillos mentolados.

Leonardo Batista es un sargento al que le gustan los mojitos bien cargados. Es rubio, colorado, conduce un Lada. Está casado con Amelia, una mujer diez años más joven que él. Tienen tres hijas rubias.

Manolito es un agente corrupto que acosa a prostitutas.vladimir_1

Román es forense. Le gustaría viajar en el tiempo y aparecer en el año 1973 para conocer y tener sexo con la Helen Mirren de Savage Messiah.

Fernández es el oficial de guardia, conocido como “Don Quintín el Amargado”.

Y Heredia, Yusniel, Amauri El Gato, Tamara, Canales, Acevedo …

Comentario:

Me ha gustado Habana réquiem, una novela negra que transcurre en La Habana, Cuba. Es una historia contada, sobre todo, a través de tres personajes. Son tres tenientes de la Unidad de Policía de La Habana Vieja, que tiene su sede en la comisaría llamada la “Mazmorra”. Estamos ante un panorama desolador, lleno de corrupción a todos los niveles y por todos los rincones. Casi, casi, no se salva nadie. Drogas, palizas y asesinatos están al orden del día. Buenos personajes y muy bien ambientada. Lectura recomendable para amantes de la novela negra policiaca.

Vladimir Hernández (La Habana, Cuba 1966), fue finalista del Premio UPC de género fantástico. Vive desde el año 2000 en Barcelona. Ha obtenido premios de relato y novela corta Su primera novela de género negro, Indómito, fue galardonada con el prestigioso Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial.