Delito en la piel

IMG_20180605_084326El inspector Andy Martin es uno de los protagonistas de la novela Delito en la piel (2006), escrita por la autora escocesa Val McDermid.

Martin es inspector jefe de crímen organizado, Departamento de Delitos Mayores, de la ciudad de Londres. Se suele tomar alguna copita de brandy y compra comida en el mejor restaurante chino de la ciudad.

Otros personajes:

Ben Wilson, sargento, amigo y hombre de confianza de Martin. Casado, con dos hijos. Masca chicle. Una pelusa rubia cubre su cabeza calva.

Stella Marino, doctora forense. Tiene una peculiar relación con nuestro inspector protagonista. Alta, de espeso cabello negro con una distintiva mecha plateada que le cae sobre una de las orejas.

John Burton es inspector y Kirsty Blythe, una agente.

Shanky es un confidente de la poli.2017_33_q_a

Jack Farrel es el otro protagonista de esta historia. Un gánster que controla grandes cantidades de drogas, armas, putas y porno. Sale a correr, hace unos largos en la piscina, un poco de sauna y todos los días desayuna impartiendo órdenes a sus hombres de confianza, Danny Chu y Francis Riley. Farrel está casado con Martina y tienen una hija.

Comentario:

Me ha gustado Delito en la piel. Es un libro adquirido en un rastrillo solidario. Una novela corta escrita en el 2006 dentro de la iniciativa Quick Reads, encuadrada en el día Mundial del Libro 2006 y en la que autores de reconocido prestigio escriben novelas cortas para potenciar la lectura. Es un relato típicamente negro policial, donde un inspector de policía persigue durante años a una banda de gánsteres. Un día, después de un incendio, aparece muerta la hija del jefe de la banda y todo se pone patas arriba. Con una gran sorpresa para rematar esta cortita narración. Me lo he pasado muy bien leyendo Delito en la piel, de una de las maestras de la novela negra Val McDermid.

Y traducida por Toni Hill !


Anuncios

Los amantes de Hiroshima

El inspector de policía Héctor Salgado es el principal protagonista de la novela “Los amantes de Hiroshima”, del escritor barcelonés Toni Hill. Tercera entrega de esta saga, con Salgado como personaje central, y parece ser que la última. Una excelente trilogía.

Salgado tiene 43 años. Sigue fumando mucho. Vive con su hijo Guillermo. De vez en cuando queda y se enrolla con Lola, periodista, que en el pasado llegó a ser su novia. Algunos días sale a correr. Carmen es la vecina que le prepara empanadas. Suele ir a la FNAC con su hijo, él a comprar pelis y su hijo juegos de ordenador. En casa tiene una enorme colección de películas, al azar extrae para ver “La calumnia“, con Shirley MacLaine y Audrey Hepburn. En un momento determinado, alguien le recuerda a su actor favorito, Philip Seymour Hoffman.

Otros personajes:

Leire Castro, poli de la misma brigada que Salgado. Está muy cansada. Hace cuatro meses que ha sido madre de Abel y lleva varias noches prácticamente en vela. Se debate entre irse a vivir o no con Tomás, el padre de su hijo. A Leire le gusta caminar por la avenida Diagonal.

Robert Fort es el agente más novato del grupo.

Savall es comisario. Un hombre corpulento, fornido y, en lineas generales, agradable. Casado con Helena. Su hermana Pilar murió de cáncer. Le gustan los puzzles. Savall guarda un gran secreto, que le corroe por dentro.

Didac Bellver es otro inspector. No se lleva nada bien con Salgado.

Celia Ruiz es doctora forense. Es tan buena como arisca. En ambientes policiales y forenses se la conoce por su pericia, su profesionalidad, su mal humor y su lengua viperina.

Felipe Herrando es juez. Es un tipo simpático, incluso campechano en el trato directo. No puede entender que un argentino que vive en Barcelona no sea aficionado al fútbol, en alusión a nuestro sabueso Salgado. Además del fútbol, el montañismo es su deporte favorito, en cualquiera de sus vertientes.

Caldeiro Ginés es un confidente que, entre otras cosas, se dedica al contrabando de tabaco.

Me ha gustado mucho “Los amantes de Hiroshima”, la novela que parece ser que cierra la saga del inspector Salgado. En una casa abandonada han aparecido dos cadáveres envueltos en un sudario de flores. Están abrazados y sepultados junto a una gran cantidad de dinero. Puede que se trate de una joven pareja de amantes que desapareció hace siete años. Una larga y difícil investigación para nuestro inspector y su equipo. Paralelamente persiste la búsqueda de la ex esposa de Salgado, con un desenlace que personalmente no me esperaba. De fondo, las plazas ocupadas, el 15M en plena ebullición. Lo dicho, una novela muy recomendable. Si es cierto que se termina la saga, echaré mucho de menos a este peculiar sabueso, Héctor Salgado.

LOS BUENOS SUICIDAS

El policía Héctor Salgado es el principal protagonista de la novela “Los buenos suicidas” (2012), del escritor barcelonés Toni Hill. La segunda tras “El verano de los juguetes muertos” (2011), ya comentada en este blog.

El inspector de los Mossos Salgado vive con su hijo Guillermo de 14 años. Su ex Ruth sigue desaparecida. Desde entonces padece insomnio. Fuma mucho. Sale a correr por el paseo marítimo, oscuro y solitario, a última hora del día. Le entristece la Navidad.

Otros personajes: Leire Castro, joven policía de baja por embarazo. A su hijo le va a poner de nombre Abel. Aunque no está en activo, sigue investigando por su cuenta. Es resolutiva y descarada. De madre asturiana. Viste un abrigo que parece de cantautora rusa. Se come dos porciones de pizza. Roger Fort es el agente sustituto de Leire. Recién llegado de Lleida. Moreno, con una perenne sombra de barba, de estatura media y complexión de jugador de rugby. Todavía no ha llegado a cumplir los treinta. Martina Andreu es subinspectora, casada con Rafa, que es un arquitecto en paro. Lluís Savall es el comisario, y quizás algo más ¿? El inspector Dídac Bellver, que no se lleva nada bien con Salgado y viceversa. Y Lola, periodista que hace siete años fue novia de nuestro inspector, acaba de dejar de fumar y reaparece de nuevo……

Me ha gustado  mucho esta novela. En la linea de la anterior, con una muy ágil escritura y un excelente ritmo de narración. Y también dos investigaciones, por un lado unos presuntos suicidios de trabajadores de una misma empresa, que hace tiempo pasaron un fin de semana juntos ¿Que pasó en esos dos días? Y por otro, la busqueda de Ruth, la ex mujer de Salgado. Y varios temas de fondo, el racismo, los niños robados….. Y la puerta abierta a una tercera entrega del triste y lánguido inspector Salgado. Muy recomendable.

Toni Hill, nacido en Barcelona en el año 1966, es licenciado en psicología. Lleva más de diez años dedicado a la traducción literaria. En julio del 2011 se publicó su primera novela, El verano de los juguetes muertos, un éxito de venta y crítica que ha sido traducido a 15 idiomas.
“Los buenos suicidas” en Google Books

http://books.google.es/books?id=h82-6OWrr8QC&lpg=PP1&ots=P7V7l-KxDY&dq=toni%20hill&pg=PP1&output=embed

HÉCTOR SALGADO

El inspector Héctor Salgado es el personaje central de la novela “El verano de los juguetes muertos” (2011), del autor barcelonés Toni Hill.

Salgado es argentino, aunque lleva muchos años afincado en Barcelona. Es inspector de los Mossos d´Esquadra. Vive en el barrio del Poblenou. Tiene 43 años y mide un metro ochenta. Fuma mucho. Practica jogging. Tiene que visitar al psicólogo por un problema de abuso de autoridad y agresión que ocurrió en el pasado reciente. Ha visto varias películas de Woody Allen y es ferviente admirador de las de Alfred Hitchcock. También le gustan los mojitos. Lleva un año separado de Ruth, que le dejó para irse a vivir con Carol. Le dijo que quería explorar una parte diferente de su sexualidad. Tienen un hijo, Guillermo.

Otros personajes: Leire Castro, joven investigadora, incorporada recientemente al equipo de Salgado. Tiene dudas y se hace un test de embarazo. Come espaguetis a la carbonara y de postre, tiramisu. Trata de controlarse el tabaco fumando cinco cigarrillos al día. Bebe Sanfrancisco sin alcohol. Savall es el comisario jefe. Martina Andreu, subinspectora, casada, tiene dos hijos gemelos de seis años, muy amiga de Héctor. Y la forense Celia Ruíz, una mujer menuda y vivaracha, célebre por su eficacia y su lengua viperina.

Me ha gustado mucho “El verano de los juguetes muertos”. De lectura fácil, tiene una ágil puesta en escena que evita dar rodeos innecesarios y se centra en lo que tiene importancia. Dos historias, una que viene del futuro y que impacta en el presente, abusos a menores y drogas en la juventud; y otra sobre el tráfico de mujeres y falsos doctores que practican el vudú para controlarlas. Quizás al protagonista principal, el inspector Héctor Salgado, le falte un poco de fuerza, pero bueno, es la primera entrega y seguro que en las siguientes, que las habrá, irá adquiriendo una personalidad más contundente. Y digo que tendremos más entregas de este autor con su mismo inspector, porque el final de esta novela es muy abierto y queda un asunto muy grave sin resolver.

Toni Hill nació en el año 1966 en Barcelona. Licenciado en Psicología. Lleva varios años dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Entre los autores que ha traducido figuran David Sedaris, Jonathan Safran Foer, Rosie Alison o Peter May, entre otros. “El verano de los juguetes muertos” es su primera novela, cuyos derechos de traducción ya han sido adquiridos en varios paises, entre ellos Reino Unido, Alemania, Francia, Grecia, Italia, Holanda, China o Estados Unidos. Preparando esta referencia para el blog nos enteramos de la próxima publicación de la siguiente entrega del inspector Salgado, la nueva novela se titula “Los buenos suicidas”.