Tocado y hundido

51qnGHvDtILEl sargento Foster y la investigadora Leoni son los principales protagonistas de la novela Tocado y hundido (2015), de la autora estadounidense Lisa Gardner.

Wyatt Foster es sargento de la Brigada de Investigación Criminal del sheriff de North County. Amante de los perros, quiere regalar un cachorro. Le gusta comer en McDonalds, hamburguesas cuarto de libra, un tanque de patatas fritas y un café en formato grande. Desde hace unos meses mantiene una relación con la investigadora Tessa Leoni.

Tessa Leoni es investigadora privada especialista en seguridad corporativa. Suele vestir trajes de chaqueta de Ann Taylor azul marino. Conduce un Lexus oscuro. Le gusta comer langostinos.

Otros personajes:

Kevin Santos es detective. Trabaja normalmente con Foster. Se le conoce como “El Cerebro”, ya que tiene una memoria casi enciclopédica. Toma café con leche tamaño grande de Dunkin’Donuts.

Tood Reynes es agente de la policía de New Hampshire. Ha pasado tiempo en la unidad de operaciones del Programa de Formación Contra el Consumo de Estupefacientes. Tiene olfato para los conductores borrachos, suele decir que puede localizarlos a kilómetros de distancia. Es un extraordinario jugador de hockey.

D.D. Warren es detective en Boston. Colabora con Tessa, aunque tienen sus diferencias. Viste su inconfundible cazadora de piel de color caramelo, pantalones de pata ancha en tono tostado y una camisa verde azulado oscuro. Tiene un hijo, Jack. Come sopa de almejas y bacalao al horno.images

Jean Huntoon es una agente de New Hampshire. Es una mujer esbelta, de casi un metro setenta, que participa en carreras ciclistas de ciento cincuenta kilómetros en su tiempo libre. Siempre con su ordenador de recuperación de datos, es capaz de llevar a cabo la autopsia de un vehículo accidentado sin necesidad de desmantelarlo.

Comentario:

Me ha gustado Tocado y hundido. Supuestamente, así lo indica la portada del libro, “El tercer caso de la agente Tessa Leoni”, aunque en realidad aparece muy poco en escena nuestra sabuesa. El peso de la investigación recae en el sargento Foster. Nos encontramos ante una novela llena de suspense, narrada casi en su totalidad por una mujer, Nicky Frank, que ha sobrevivido a un accidente de coche. Se cayó por un barranco, de noche y lloviendo a mares. A medida que avanza la narración vamos conociendo datos y nada es lo que parece. Hay que retroceder al pasado y saber que pasó en “La casa de muñecas”, con varias sorpresas. Lo dicho, lectura recomendable, sobre todo, para amantes de las novelas de suspense.