Deudas del frío

EP339131El policía David Vázquez y su amada Irene Ochoa son los protagonistas principales de la novela Deudas del frío (2017), de la periodista y escritora pamplonesa Susana Rodríguez Lezaun.

Vázquez es inspector de policía en la jefatura de Pamplona. Acaba de volver de pasar unos días de vacaciones por la sierra de León y ha aprovechado para visitar a su madre, de 85 años. Como melodía de llamada en el móvil tiene una canción de Queen. Suele llevar puesto un gorro de lana gris.

Irene Ochoa sigue trabajando en su empresa de promociones turísticas. Conduce un Audi Q7 y, mientras conduce, va escuchando un potente tema de ZZ Top con su guitarrista Billy Gibbons. Cocina tallarines con almejas, acompañados de un buen vino blanco de Olite, aunque a veces recurre a una especiada tortilla de verduras, que le ayuda a conciliar el sueño.

Otros personajes:

La brigada del inspector Vázquez:

Teresa Mateo es una agente embarazadísima, de pelo corto y muy rubio con las raíces oscuras.

Helen Ruiz es una poli morena de baja estatura y gran valía.IMG-20170503-WA0000

Mario Torres es el soltero de oro de la comisaría. Practica kick boxing.

Ismael Machado, agente con sobrepeso. Come en un bar del casco viejo, “El Museo“, unos fritos de huevo y un suculento bocadillo.

Alcántara es un joven policía experto en ingeniería financiera y que, a pesar de su juventud, es licenciado en Ciencias Económicas y máster en Empresariales. Está muy puesto en finanzas internacionales.

Begoña Lacalle es la última incorporación al grupo. Es experta en nuevas tecnologías, viste el uniforme reglamentario y lleva el pelo rubio recogido en una trenza, lo que le hace parecer más joven de los 25 años que acaba de cumplir. Cuando está nerviosa se pasa la mano por el pelo.

Jacobo Tous es el comisario.

El equipo del inspector Redondo:

Redondo siempre con su deshilachado gabán. Su mujer está venga a decirle que una Burberry es una prenda mucho más acorde para su estatus en la policía.

Dalmau es un subinspector catalán de 55 años, que está deseando un nuevo destino en una confortable oficina.

Leo Carrión, castellano de raza, 46 años, pequeño, enjuto y con un olfato infalible para desentrañar las pistas más complejas.

Sergio Baena, andaluz aunque no lo parezca. Es alto, rubio, piel clara, ojos azules. Sólo su ceceo le delata como cordobés.IMG-20170503-WA0001

Valeria Coello, la única mujer del grupo. Madrileña de padres portugueses. Muy alta, de porte atlético y maneras educadas. Cuenta con unas dotes organizativas que son la envidia del propio Redondo.

Me ha gustado Deudas del frío, en la línea de la anterior novela de esta autora Susana Rodríguez Lezaun, Sin retorno. Prácticamente con los mismos personajes, Vázquez, Ochoa y el inspector Redondo, que se incorpora en la parte final de la novela. Tiene dos tramas diferentes. Por un lado, aparece el cadáver del presidente del Banco Hispano-Francés asesinado en Berriozar, un barrio peligroso (?) a las afueras de Pamplona, cuando iba a encontrarse con su hermano convertido en un vagabundo alcohólico. Por otro, los nuevos problemas que se le presentan a Irene Ochoa, cuando alguien encuentra un diario de la que fue su cuñada Marta Bilbao, que supuestamente se suicidó.

Esta novela Deudas del frío es un claro exponente del género noir, aunque muy marcada por acontecimientos sociales y políticos. Banqueros corruptos, el 15M y los nuevos partidos, las agresiones machistas. Por cierto, muy conseguido el personaje de Gabriela Unamuno.  Novela coral con muchos personajes, muchos policías, que quizás quitan más presencia al protagonista principal David Vázquez, aunque quizás sea lo que pretende su autora. La narración queda muy abierta para una tercera entrega. Lo dicho, novela negra y social muy recomendable.

Torst

51i57jyufuL._SX327_BO1,204,203,200_“Se vió reflejado en el cristal de la portezuela trasera del coche. Esbelto, pero no tan delgado como unos años antes. Tres kilos más de músculo. Otros dos kilos de los días de tranquilidad. Y una vida más sana. Pero el rostro que le devolvía su mirada era la prueba de que no siempre había sido así. La red de finos capilares rojos en el blanco de los ojos y bajo la piel hablaba de un pasado marcado por el alcohol, el caos, la falta de sueño y los malos hábitos. La cicatriz que iba de la oreja a la comisura de los labios, de situaciones desesperadas y de falta de control sobre sus impulsos. El hecho de que sujetara el cigarrillo entre el índice y el anular con el anillo de boda, de que en esa mano ya no tuviera el dedo corazón, era otro relato de asesinato e infamia escrito con carne y sangre” (La sed, p. 80 ed. española)

Harry Hole es el protagonista de la novela Torst (2017), “La sed” en castellano, del escritor noruego Jo Nesbo. Es la decimoprimera entrega de esta saga.

El ex comisario Hole tiene cuarenta y muchos años. Lleva tres felizmente casado con Rakel. Ahora Harry se levanta feliz. Vive en la calle Holmen Kollen, en Besserud, un barrio de Oslo. Le gusta tomar el café recién molido. Fuma Camel. Da clases en la Escuela Superior de Policía. Utiliza gafas para leer. Recuerda haber visto una película de James Gray. Lee libros de Haruki Murakami. Para mantenerse en forma corre y hace pesas. En un momento determinado le viene a la mente un viaje a Moscú, que hicieron su hermana y él con sus padres, y en el que visitaron la casa donde había vivido Fiódor Dostoievski. Tal vez por eso la lectura de Crímen y castigo, tres años más tarde, le causó una impresión muy fuerte. Harry hace subir el volumen del amplificador y los Jayhawks cantan “Tampa to Tulsa” un poco más alto.Jo-Nesbø-ny-330x490

Otros personajes:

Katrine Bratt, recién ascendida a comisaria. Últimamente bebe White Russians porque Jeff Bridges los tomaba en “El gran Lebowski”. Recuerda que tuvo un novio aficionado al parapente y otro que le decía que roncaba por dos. Bratt es una buena y meticulosa policía que admira a Hole, aunque a veces recela un poco de él.

Truls Berntsen es un agente que lleva 15 años en el cuerpo. Ahora, enchufado por el jefe de policía, está en Delitos Violentos. De rostro surcado por cicatrices, frente abombada y el nacimiento del pelo extrañamente retirado. Su mirada es perruna, sumisa y peligrosa. Aprovecha en el trabajo, en su cubículo, cuando nadie le mira, para ver la serie The Shield. En el coche escucha Ace of Spades de Motörhead. Como melodía de móvil tiene I’m Not a Girl de Britney Spears.

Anders Wyller es un poli novato, muy guapo, de rostro expresivo y pelo claro. Tiene alergia al látex. Escucha a U2 y se descarga lo último de Father John Misty. Le gustaría ser como Hole.

Bjorn Holm es el jefe de la policía científica, siempre con su gorro rastafari a rayas verdes, rojas y amarillas. Conduce un legendario Volvo Amazon, modelo 1970, pintado de negro con una franja de rombos, como los de carreras, que cruza el techo y el maletero. Le suena como melodía del móvil Your Cheatin’ Heart de Hank Williams.

Tord Gren, “Zancas”, es un experto en informática. Zahra es forense, lleva hiyab. Hagen es el jefe del grupo de Homicidios. Y Skarre un agente chusco.

Michael Bellman es el jefe de policía. Lleva un parche en un ojo, pero sigue siendo atractivo. Casado con Ulla, una mujer muy hermosa.

Mona Daa es periodista de VG Digital. Conduce un coche eléctrico. Escucha a The Rubinoos. Suele ir al gimnasio a altas horas de la noche. Se pone “Old Spice”.

Me ha gustado mucho La sed, la vuelta de Harry Hole, ahora fuera de la policía, está dando clases a futuros agentes. Pero … un asesinato y luego otro más, con tintes vampiristas, algo le recuerda a Hole lo que ocurrió unos años atrás. Presionado y chantajeado por el jefe de policía, nuestro sabueso se pone investigar. Las mujeres asesinadas tenían página en la red social Tinder  y concertaban citas. Nesbo hace sus clásicos giros en la trama, te lleva por un lado donde parece muy claro quién es el asesino, para que luego sea otro, o quizás tampoco. Lo dicho, lectura muy recomendable, donde nos encontramos inicialmente al ex comisario Harry Hole tranquilo, pero que al poco tiempo tiene que volver a rememorar un caso inacabado en su pasado, sus problemas con el alcohol, su familia, policías que solo piensan en ascender …

Recursos inhumanos

untitledUn directivo en paro, Alain Delambre, es el protagonista de la novela Recursos inhumanos (2015), del escritor parisino Pierre Lemaitre.

Delambre tiene 57 años. Fue un importante directivo, director de recursos humanos en Bercaud, una empresa de bisutería. Ahora lleva cuatro años en paro, aunque trabaja de madrugada unas horas en Mensajerías Farmacéuticas cobrando muy poco y en negro. En Navidad hace de Papá Noel en Trouv´tout, un supermercado de electrodomésticos. De estos trabajillos no saben nada en casa. Está casado con Nicole y tienen dos hijas, Mathilde y Lucie. Alain padece ciática.

Otros personajes:

Mehmet Pehlivan es turco, trabaja con Delambre en las Farmacéuticas. Lleva en Francia diez años, pero tiene menos vocabulario que un niño de esa edad. Es de los que cuando progresan se identifica con sus superiores y pasa de inmediato a despreciar a sus antiguos compañeros.

Kaminski es ex poli, agente del RAID (Recherche, Assistance, Intervention, Dissuasion). Es experto en negociar con rehenes.

Olenka Zbikowski, es becaria de BLC Consulting. Muy guapa, sobre todo con maquillaje.

Charles trabaja con Delambre. Está alcoholizado, vive en su coche, un Renault 25 rojo vivo.

Morisset es brigada de prisiones.

lemaitre

Bebeta, un presidiario negro, de unos 30 años, mide casi dos metros y pesa más de 130 kilos de músculo. Se encuentra a la espera de juicio por haber matado a un proxeneta rumano a puñetazos .

Gregory es yerno de nuestro protagonista, está casado con Mathilde. Es una especie de gestor de créditos personales, con el pelo peinado hacia atrás,  no se lleva nada bien con su suegro.

Me ha gustado mucho Recursos inhumanos. Es una narración sobre la vida de un parado de casi 60 años al que de pronto se le presenta, según cree él, una gran oportunidad. Le contrata en una empresa para trabajar en su puesto de siempre, en el departamento de recursos humanos, pero antes tiene que participar en un juego de rol. Se trata de un simulacro de toma de rehenes, junto con los demás candidatos al puesto. Crudeza, realismo brutal, dosis de humor negro, el lado más inmoral del mundo empresarial y los efectos perversos del desempleo en cualquiera de nosotros. Lo dicho, novela dura pero muy recomendable, escrita por un gran Pierre Lemaitre.

Esta novela, Recursos inhumanos, consiguió el Premio de Novela Negra Europea y Premio SNCF de Novela Negra.

Efecto Dominó

9788425354847El capitán de la policía judicial Victor Coste es uno de los protagonistas de la novela Efecto Dominó (2016), del autor francés Olivier Norek.

Victor Coste es capitán en la subdirección de la policía judicial de Sena-Saint-Denis, también conocida como SDPJ93. Fuma mucho. Conduce un Ford Taurus negro, viejo, nada elegante. Toma el café en cápsulas. Recuerda que de niño veraneaba con la familia en Vieux-Boucau. Tiene una relación, con altibajos, con Léa Margnant, que es forense en el Instituto de Medicina Legal.

La brigada de Coste está compuesta por Johanna De Ritter, rubia, alta, con aspecto militar, casada con Karl, tienen dos hijos Malo y y Chloé; Ronan, de 35 años, camisa abierta y gafas de sol, le gusta la cerveza bien fría; y Sam, que es un friki de la informática.

Marie-Charlotte Damiani es comandante, a punto de jubilarse. Viste con traje de chaqueta gris antracita, a juego con pelo corto a lo chico, casi blanco. Tiene aspecto de profesora de escuela superior, un poco soberbia y esnob.

Fleur Saint Croixes, una fiscal muy joven. Obsequia muffins de chocolate a los investigadores.

Lara Jevric es capitana. Autoritaria y rechoncha. Stévenin es comisario de la SDPJ93. Tissier, comandante de la BRI en Paris.

Los hermanos Nano y Alexandra, Dorian, Frank y Rino, miembros de una banda de atracadores procedentes de Córcega.

Yassine es un joven delincuente que puede llegar a ser muy peligroso.Norek-Olivier

Me ha gustado mucho este Efecto Dominó. Novela coral, con muchos personajes y varios frentes, secuestros exprés, robos en joyerías, familias mafiosas … Una mezcla de criminalidad y sensibilidad humana. Y unas gotas de suspense e intriga, piezas de un puzzle que termina milagrosamente armándose. Novela muy ágil e inteligente, escrita de una forma muy original. El desenlace que deja un poso de amargura y tristeza, dejando abierta la posibilidad de seguir en el futuro con alguna nueva entrega del capitán Victor Coste. Lo dicho, lectura muy recomendable.

Olivier Norek nace el 2 de agosto de 1975, en Toulouse, Francia. Ha estado en diferentes misiones humanitarias, en la Guayana o la antigua Yugoslavia. Fue teniente en la policía judicial de Sena-Saint-Denis. Ha escrito otras dos novelas, Code 93 (2014) y Territoires (2015).  Con Efecto Dominó ganó el premio Mejor Novela Negra Europea en el marco del festival Quais du Polar.


 

Un lugar a donde ir

La guardia civil Valentina Redondoportada_un-lugar-a-donde-ir_maria-oruna_201611241638 es la principal protagonista de la novela Un lugar a donde ir (2017), de la abogada y escritora viguesa María Oruña.

Redondo es teniente de la UOPJ (Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil), en la comandancia de Peñacastillo, Santander. De belleza humilde y sencilla, sin artificios ni maquillaje, absolutamente natural. De mirada gatuna, inteligente y comedida. Tiene los ojos de diferente color, uno verde, brillante, magnético; y el otro negro y opaco, como el tizón de una hoguera. Está doctorada en Psicología Jurídica y Forense. Tiene una hermana, Silvia. Su hermano mayor murió a causa de las drogas. Vive en un apartamento frente a la playa del Camello. Conduce un viejo Alfa Romeo. Utiliza pijamas de franela.

Otros personajes:

Jacobo Riveiro es sargento, mano derecha de Valentina. Casado con Ruth, tienen dos hijos pequeños.

Clara Múgica es forense. Es pequeñita, delgada, rubia trigueña, de unos 50 años. Siempre con su inseparable sierra Stryker. Su marido, Lucas, también es médico. La madre de Clara se suicidó. Almudena Cardona es su ayudante.

Sabadelle es subteniente del equipo de Valentina. Vive en Astillero. Es un hombre bajito, con cierto sobrepeso y malhablado. Está graduado en Historia del Arte y tiene un máster en Arqueología y Ciencias de la Antigüedad. Chasquea la lengua de satisfacción consigo mismo. Forma parte de un grupo de teatro, que suele actuar en el teatro Miriñaque de Santander.

Jorge Talavera es juez. Fornido y orondo, afable y bromista. La forma en que tramitaba los protocolos judiciales y su burocracia era intachable y no muy habitual.

Torres y Zubizarreta  son dos guardias jóvenes.

Roberto Camargo es cabo, con carácter.

Marcos Caruso, capitán de ascendencia italiana, moreno, de casi 50 años con un porte muy atlético.

Lorenzo Salvador es el jefe del Servicio Criminalista, SECRIM. Tiene 48 años, estatura media, cabello liso y peinado con mimo. De incipiente barriguita, se conserva aceptablemente bien.000064026_1_Maria_Oruna_1_(c)_Javi_Collazo_201701111759

Olivier es la pareja de Valentina. Tiene 36 años. Es londinense de nacimiento y vive en Villa Marina, una magnifica mansión colonial a los pies de la recogida playa de la Concha. Bebe whisky escocés Balblair. Escucha a Matt Simons cantando Catch & Release.

Además, Paolo Jovis, geólogo, Marc, Helder, Arturo, y la profesora de Arqueología Wanda Karsávina.

Me ha gustado Un lugar a donde ir. Es una narración que tiene tres frentes abiertos, que parece difícil que vayan finalmente a encontrarse. Por un lado, la aparición del cadáver de una joven en unas ruinas medievales, vestida con una especie de túnica del medievo. Por otro, un grupo de jóvenes de diferentes nacionalidades que se dedican a la espeleología y a la arqueología y que van de un lugar a otro del planeta excavando y visitando cuevas. En tercer lugar, el novio de nuestra teniente protagonista que está tratando de buscar a su hermano desaparecido. Esta última historia con un perfil muy bajito.

Aparecen más asesinados, todos ellos llevan una moneda muy antigua encima. Nuestra sabuesa protagonista y su equipo de guardias civiles no paran de investigar. Encontraremos a lo largo de la novela muchos datos, sobre todo acerca de Cantabria, sus lugares, con especial mención a la multitud de cuevas que hay en la zona. También a veces aparece un lado romanticón, sobre todo en las relaciones de Redondo, que hacen un poco light el lado oscuro que tiene que tener una novela negra. Lo dicho, entretenida y de ágil lectura, se pasa un buen rato con Un lugar a donde ir.

María Oruña (Vigo, 1976) además de escritora es abogada. Antes de esta novela que hoy reseñamos publicó otra, Puerto escondido (2015), con el elenco encabezado por la misma teniente de la guardia civil Valentina Redondo. Esta primera novela le supuso un exitoso debut, siendo traducida al alemán, al francés y al catalán.

OFFSHORE

9788490663851El comisario Kostas Jaritos es el protagonista de la novela Offshore (2016), décima entrega de esta saga escrita por el autor turco afincado en Grecia, Petros Márkaris.

Jaritos sigue siendo comisario del Departamento de Homicidios de la policía griega en Atenas. Vuelve a conducir su Seat. Como siempre, desayuna un café y un cruasán. Vive en la calle Aristokleus. Consulta regularmente el Dimitrakos. En un restaurante italiano, al que va con toda su familia a comer, se pide unos tortellini a la marinera, que le parecen un auténtico manjar. Su mujer, Adrianí, sigue cocinando unos excelentes tomates rellenos. Su hija Katerina, su marido Fanis y sus amigos, Maña y Uli, aparecen a menudo en su casa para cenar en familia y celebrar que la situación económica del país ha mejorado ostensiblemente.  También el tráfico de Atenas está muy presente en esta narración.

Siguen acompañando a Jaritos los de siempre: o sea, Zisis que dirige un refugio para los sin techo. Vlasópulos, el agente mano de derecha de nuestro sabueso, además del resto de la brigada Kula, Papadakis y Dermitzakis.

Guikas es el director, el jefe de Jaritos. Dimitriu, de la científica. Anamàdis, forense. Jarikakis, un cincuentón de la Unidad Antiblanqueos.imagen124826g

Además, Gonatás, de la Brigada Antiterrorista. Spiridakis, de la Unidad de Delitos Económicos Y Sotirópulos, un periodista retirado, viejo conocido de Kostas.

Me ha gustado Offshore, pero la verdad es que no sé qué pretende Márkaris. Tras sus anteriores novelas ambientadas en la durísima situación económica y humana por la que pasa el pueblo griego, a causa de unos terribles recortes impuestos por la troika y mercados afines, en esta ocasión, así de pronto, en apenas tres meses de un nuevo gobierno, la situación es totalmente diferente: ha florecido el dinero por doquier, han subido los salarios, ha bajado el paro, se están instalando y volviendo a Grecia importantes empresas. Y todo porque un nuevo partido ha pedido a los griegos tres meses para darle la vuelta a la economía del país. No sé si puede ser un sueño, una fábula, una ilusión, una auténtica visión de futuro o si realmente es algo que puede pasar cualquier día. Cuando leáis la novela y su final, ya me contaréis.

Este es el fondo de la narración, el sorprendente y milagroso giro en la economía griega, pero mientras tanto, Jaritos y su equipo tiene que investigar el asesinato de un funcionario de la Secretaría de Estado de Turismo, que aparece muerto en su casa, atado a una silla y con un tiro en la cabeza. Entonces aparece otro cadáver y los asesinos, que son emigrantes todavía más pobres que los griegos, se dejan atrapar a las primeras de cambio.

¿Y la luz se hizo?

El asesino del acantilado

24108gEl detective privado Cheney Moore es uno de los protagonistas de la novela El asesino del acantilado (2017), del autor murciano Antonio Manzanera.

Moore tiene 45 años, la piel bronceada y el pelo castaño y ondulado. De mandíbula cuadrada, un profundo hoyuelo le secciona el mentón. Viste un traje barato y desgastado. Sus zapatos son un desastre, sucios, acartonados y con los cordones medio deshilachados. Conduce un Pontiac Phoenix. Suele hacer la compra en el supermercado Kroger. Bebe cerveza Bud. En un McDonald´s se pide dos Big Macs, patatas grandes, aros de cebolla y una Coca-Cola extragrande. Le gusta el Ginger ale. Hace fotocopias en la biblioteca central de la calle Flower. Masca chicle para aplacar sus nervios.

Otros personajes:

Frank Madison, que está presente en las tres épocas en las que transcurre esta novela. Es mecánico en el taller de su padre, guardia de prisiones en la cárcel federal de Oldstock y, además, propietario de una empresa de seguridad, Lion Security. Acude con un amigo a The Forum, en Inglewood, donde los Lakers han ganado 129-100 a los Portland Trail Blazers.

Charlie Wilson dice ser un taxista de la cárcel de Oldstock. Un hombre bajito y huesudo, que viste como los poetas vagabundos, con un jersey de cuello alto marrón y una chaqueta raída con coderas. Porta una pistola Smith & Wesson modelo 39 de 9 mm.

Floyd “el Dedos” es un recluso de Santa Teresa.antonio-manzanera

Ray, vestido de patrullero de la policía de Los Angeles, y Thomas Riccardi son amigos de Madison. Con Riccardi juega a los bolos.

Jimmy “la Comadreja” es un conocido miembro de la Cosa Nostra, llamado Jimmy Frattiano. Dominic Brooklier, el gran jefe, que acaba de salir de la cárcel donde ha cumplido veinte meses por un delito de extorsión.

Me ha gustado El asesino del acantilado. Es algo más que una novela negra. La narración cuenta, en tres períodos diferentes del presente hacia atrás, una historia con diferentes aristas que se van ensamblando a medida que conocemos lo que ocurrió en el pasado. Está ambientada en Los Ángeles entre 1977 y 1984. La búsqueda de lo que pudo ser el botín de un atraco deriva en la aparición de la mafia, la Familia, la Cosa Nostra, que muestra todo su poder y sus ramificaciones. Lo dicho, recomendable lectura negra con gánsteres incluidos.

Antonio Manzanera tiene publicadas otras cuatro novelas:

El informe Müller (2013), La suave superficie de la culata (2013), La tercera versión (2014) y Nuestra parte del trato (2015).