Sin compromiso

ESL91039La investigadora Tessa Leoni es la principal protagonista de la novela Sin compromiso (2013), de la escritora estadounidense Lisa Gardner.

Tessa, ex policía estatal, ahora es investigadora corporativa en Investigaciones North Ledge. Viuda, vive con su hija Sophie. Se ha comprado una casita en Arlington. Como melodía de móvil tiene un repiqueteo de campanas. Suele ir acompañada de una Glock. Conduce un Lexus. Viste un abrigo de lana color chocolate, unos pantalones Ann Taylor negros combinados con una camisa blanca entallada. Últimamente tiene sus ojos azules demasiado apagados y su expresión resulta sombría. Lleva su oscuro cabello sujeto en una coleta demasiado apretada, como si lo que le importara no fuera su peinado sino el control de su cabello.

OTROS PERSONAJES :

Wyatt Foster es un policía que quería ser carpintero. Concretamente es sheriff en la región de North Country, en New Hampshire. Tiene cuarenta y pocos años. Lleva el pelo rapado. Anteriormente era castaño oscuro, pero ahora tiene una buena cantidad de canas. Divorciado, su matrimonio fue un fracaso casi desde su inicio. Porta una SigSauer P229 semiautomática y un espray de pimienta. Suele alternar la lectura de revistas de Derecho con la de publicaciones especializadas en trabajos en madera. Tessa le ve especialmente guapo con su uniforme marrón oscuro de sheriff.

Nicole Adams, Nicky, es agente especial federal, FBI. Ambiciosa, urbana y muy disciplinada. Viste una falda tubo negra a juego con la chaqueta y una blusa de seda gris perla cerrada en el cuello. Rubia y alta con el pelo recogido. El aspecto de princesa de los hielos le sienta muy bien. Se enrolla un mechón suelto de su cabello rubio alrededor del dedo, en un tic nervioso que no puede controlar.

D.D. Warren, sargento detective. Rubia, con cortos rizos dorados, le gusta ir a la moda, viste unos vaqueros azul oscuro, una camisa azul claro y una chaqueta de cuero color caramelo con botas de tacón a juego. Conoce a Tessa de hace algunos años y hay cierto recelo entre ellas.

Neil Cap, detective pelirrojo; y Phill también detective, los dos del equipo de D.D.

Gina es una joven agente; Jeff, uno de los mejores detectives del condado, de 45 años, con un talento especial para desentrañar delitos financieros; y Kevin, el tercer poli del grupo del sheriff Foster, al que llaman “El Cerebro”, delgado con aspecto de empollón y es verdad que no para de leer y estudiar desde criminología hasta las estadísticas de cualquier equipo de hockey.

Y la peculiar familia Denbe: Justin, su esposa Libby y su hija Ashlyn.

lisa-gardner-nhpr-01

COMENTARIO:

Me ha gustado mucho Sin compromiso. Un thriller en la línea de su anterior novela Y yo a ti más, con su misma protagonista Tessa Leoni, que ha pasado de ser policía a detective privada. En esta ocasión nos encontramos ante el secuestro de una familia, el padre, un importante empresario de la construcción; la madre, una mujer inteligente que toma muchas pastillas; y la hija de quince años, que guarda algún que otro seccreto. Además, toda una caterva de trabajadores de la construcción, antiguos militares ¿Quién o quiénes son los autores del secuestro? ¿Quién lo ha encargado? Poco a poco, en pequeñas dosis, nos vamos enterando de detalles que ponen en tela de juicio lo que creíamos que ocurría. Muy recomendable.

Una novela con la rapidez y tensión de un latigazo, que todavía encuentra tiempo para revelar muchas cosas sobre la naturaleza humana”  Daily Mail.

Anuncios

Broken Harbour

511i88H9H0L._SX329_BO1,204,203,200_Mick Scorcher Kennedy, inspector del Departamento de Homicidios, es el protagonista de la novela No hay lugar seguro (2012) (tit. orig.: Broken Harbour) de la autora estadounidense, de origen irlandés, Tana French.

Kennedy lleva diez años en Homicidios. Tiene 42 años y el pelo castaño oscuro. Es viudo, su mujer Laura parece que se suicidó. Tiene dos hermanas, Geraldine y la pequeña Dina, que tiene problemas mentales. Utiliza una BlackBerry. No fuma, pero siempre lleva en su maletín una cajetilla de cigarros para ofrecer a un compañero o alguien que está interrogando. Para desayunar se prepara un té y un bol de cereales. Conduce un beemer.

Otros personajes:

Richie Curran es un joven inspector, novato, lleva dos semanas en la brigada de Homicidios, le han puesto a trabajar con Kennedy. Tiene 31 años y mide 1,75, el pelo demasiado corto y de color indefinido, los rasgos afilados, una manera de andar saltarina e inquieta y un escuálido trasero.

Larry Boyle es de la Policía Científica. Un tipo raro con cara de bollo. Maneja las escenas de crimen de un modo impecable y es el mejor técnico en cuestión de salpicaduras de sangre.

Cooper es el forense. Ronda los 50 años, pero bajo la luz de los fluorescentes y las baldosas blancas, parece un anciano gris y marchito. No le gusta el inspector Kennedy.

Kieran es el informático del grupo. Trabaja con la música a tope en sus altavoces.

O’Kelly, el comisario. Utiliza gafas de lectura. Profundas arrugas surcan sus ojos y su boca. Las canas empiezan a entreverar sus cabellos. A Kennedy le parece un viejecito de cuento, el sabio anciano que sabe cómo solucionarlo todo.IRtana

Comentario:

Me ha gustado mucho mucho No hay lugar seguro. Cada vez me sorprende más la French. Estamos ante una novela negra policiaca de alto nivel, con personaje central muy potente. En esta ocasión nuestro sabueso es el inspector Mick Kennedy, también conocido como Scorcher. Con problemas graves que afectan a parte de su familia, apenas duerme mientras dura la investigación y, como mucho, se come unos emparedados de pavo o de atún. Le han puesto a un joven detective a trabajar con él y parece que se llevan bien, aunque discrepan en casi todo. La edición que he leído es un ladrillo de 630 páginas, en bolsillo. Comienza con la aparición, a las afueras de Dublin, de los cadáveres de un padre y sus dos hijos. La madre que también ha sido atacada y está en el hospital. Las cien primeras páginas transcurren en la escena del crimen. Luego, una ardua investigación, interrogatorios, pruebas, testigos, posibles autores …  ¡Cómo me gusta Tana French!

Novelas de Tana French publicadas en España:

  • El silencio del bosque (2007)
  • En piel ajena (2008)
  • La última noche de Rose Daly (2010)
  • No hay lugar seguro (2012)
  • El lugar de los secretos (2015)
  • Intrusión (2017)


El púgil

41I8JmLJDdLRoberto, que es inspector de policía, es uno de los protagonistas de la novela El púgil (2018), del autor madrileño Javier Gimeno.

El inspector Roberto tiene cuarenta y tantos años y está divorciado de Mónica, que es comandante de Iberia. Comparten la custodia de su hija Lucía. Roberto contrata a Rebeca como canguro cuando no puede estar con su hija. Le gusta desayunar Kopi Luwak, un café negro indonesio. Tiene varios tatuajes de dragones, peces koi, dibujos japoneses y el nombre de su hija. Recuerda cuando iba al Santiago Bernabeu. La última vez, la quinta del buitre corría por el césped. Es zurdo. Conduce un enorme todoterreno. Le gusta la cerveza Mahou. Su serie favorita es Se ha escrito un crimen. Roberto cada vez odia más al género femenino.

Otros personajes:

Rubén Gaviria es un importante traficante de drogas. De complexión delgada, de brazos nervudos, suele estar apuntado a varios gimnasios. Lleva unas gafas de sol Lotus, redondeadas y de pasta negra.

Flash Espinosa es un boxeador conocido como Sombra. Calza unas antiguas Adidas Stan Smith. Le gustan las pelis de los hermanos Marx.

Héctor “la roca” Sánchez es otro púgil, también conocido con “Rasti” por su peinado. Suele ir al bar Charly a tomar un cafecito a media tarde. Tiene novia y un hermano, Jonas. Desayuna Nesquik y una magdalena. Trafica a pequeña escala.

Don Luis, el viejo. Su mujer, Antonia, está a punto de morir. Los dos son antiabortistas. Lee a Neruda. Elogia la dictadura franquista. Se compra un perro, un west highland terrier, al que bautiza como Pluto. Se come una paella de marisco con vino Yzaguirre, con un toque de ginebra. Tararea  “A day in the life” de McCartney y Lennon. Practica natación en una piscina cubierta. Don Luis tiene todo un plan preparado para cuando se quede viudo.Cgd3VLwWwAEyiBZ

Marcos “El Rata”, trabaja en una trattoria de ayudante cocina. Traficante y confidente del inspector Roberto.

Marius es un emigrante que trabaja conduciendo una furgoneta. Hace trabajos y “trabajitos”.

Lola es jueza, conocida como “la témpano”.

Comentario:

Me ha gustado El púgil, una novela negra con registros diferentes a la habitual noir. A pesar de ello, creo que se puede mejorar. Aunque lleva por título El púgil, el boxeo no es la historia principal de las que se cuentan. El boxeo es un trasfondo que, además, ayuda a denominar rounds a los diferentes capítulos y que, cuando va llegando el último asalto, descubre algún secreto. Al mismo tiempo conocemos a un personaje, Don Luis, un viejo con planes muy sospechosos. Quizás la historia principal sea la un policía, Roberto, corrupto, machista, violento, traficante, que solo se transforma delante de su hija. En resumen, un personaje bastante indeseable. Pienso si todas las tramas conducen a una sola finalmente, o eso parece, pero … tiene un final abierto a una posible continuación.

El autor:

Javier Gimeno, Madrid, 1977. Estudió Biblioteconomía y Documentación. Escribió relatos cortos y, animado tras ganar algunos premios, se decidió a escribir novela. Su primera obra fue All in (2015). La que hoy reseñamos El púgil (2018) es su segunda novela.

No está solo

9788420410784La inspectora de policía Colomba Caselli es la principal protagonista de la novela No está solo,  (2015) del autor italiano Sandrone Dazieri.

Colomba es subcomisaria de la Brigada Móvil de la Policía de Roma. Tiene 32 años y es guapa, atlética, de cuerpo musculoso, anchas espaldas y rostro de pómulos altos y fuertes. Ojos verdes. Ha estado convaleciente, ingresada en un hospital, está empezando a recuperarse. Sufre ataques de pánico debido al “Desastre”. Por las mañanas se pone un chandal y sale a correr a lo largo del Tíber. Vive en un apartamento a dos pasos del Vaticano. Viste tejanos y una sudadera de los Angry Birds. Compra libros usados en la plaza Cavour, mezclando clásicos, novela negra y novelitas rosas. Está leyendo una vieja edición de “Mastro don Gesualdo“, de Giovanni Verga.

Lleva trece años de poli. Hizo las oposiciones al cuerpo en Milan, donde trabajó en una comisaría, para pasar después a Antidroga en Palermo. Cuando su superior el doctor Rovere se trasladó a Roma, ella se fue con él a la sección tercera de la Brigada Móvil. Suele tener una botella de Primitivo en la nevera. Se come unos “tournedos” Rossini y un trozo de focaccia blanca. Pasea por el Trastevere. Dice que le gustaban mucho los Red Hot Chili Peppers.

Otros personajes:

Dante Torre es un joven que ha estado once años secuestrado en un silo. Un poco paranoico, con gran capacidad de seducción. Aunque nacido en Cremona, vive en San Lorenzo, una de las zonas más hermosas de Roma. Mide 1,90. Viste a lo Johnny Cash, un traje negro de Giorgio Armani con una corbata de color antracita. Le gusta tomar diferentes cafés, Blue Mountain, Mérida o Vintage Colombian entre otros. Escucha Spotify. Su cóctel preferido es el Moscow Mule, que lleva vodka, ginger ale, lima y una rodaja de pepino. Le gusta la serie El coche fantástico. Trabaja y asesora a Colomba y tiene mucho protagonismo a lo largo de toda la novela.

Alfredo Rovere, mando principal del B.M.R., mentor de nuestra sabuesa protagonista. De baja estatura, sobre los 60 años, con escaso pelo canoso peinado hacia atrás. Viudo de Elena, maestra de instituto.

Massimo Alberti es un joven agente, de unos 25 años. Tiene la piel clara con marcas de pecas. Desprende olor a loción de afeitado. Procede de Nápoles.220px-Sandrone_Dazieri_-_Lucca_Comics_&_Games_2016

Franco De Angelis es juez instructor. Le gusta mucho salir en los periódicos. Quiere llegar al Consejo Superior de la Magistratura. Le quedan un par de años para jubilarse.

Marco Santini, subcomisario del Servicio Móvil de Investigación. Un hombre atlético que ronda los cincuenta, con unos finos bigotes.

Mario Tilleri, médico forense. Alto y seco. Lleva un sombrero de pescador. Está jubilado, pero trabaja como asesor para la policía. Tiene los dientes amarillos a causa de mascar tanto regaliz.

Roberto Minutillo es el abogado de Dante.

Dino Anzelmo, inspector de la Policía Postal y de Comunicaciones. Treintañero con aire de estudiante repetidor, lleva gafas de montura negra.

  • Comentario:

Me ha gustado No está solo. Es la típica novela policiaca en la que una inspectora, Colomba Caselli, ayudada de un joven genio, Dante Torre, lleva a cabo una larga y enrevesada investigación. Colomba está reponiéndose de un anterior caso, para ella el Desastre, del que se culpa. En él murieron varios agentes, entre ellos su novio. Todavía se está recuperando, cuando surge la desaparición de un niño a las afueras de Roma. Al poco tiempo, su madre aparece muerta y los investigadores creen que el marido es el responsable. Es un caso con ramificaciones insospechadas, en el que Colomba y Dante deberán enfrentarse a sus peores pesadillas. Lectura recomendable, es un ladrillo de quinientas cincuenta páginas, pero merece la pena meterse con él.

  • El autor:

Sandrone Dazieri nace en 1964 en Cremona, Italia. Tras abandonar la carrera de cocinero, empezó a escribir y se convirtió en uno de los más apreciados escritores y guionistas italianos. En 1999 publica su primera novela Attenti al gorila, a la que sigue La cura del gorilla y La belleza è un malinteso. Es guionista de las exitosas series de la televisión italiana Squadra antimafia, Intelligence y R.I.S. Roma. Después del éxito de la novela que reseñamos hoy No está solo, ya está a la venta en nuestro país la segunda entrega con Colomba y Dante como protagonistas, se titula El ángel.


El heredero

9789873818608El inspector de policía Simon Kefas es uno de los protagonistas de la novela El heredero (2014), del autor noruego Jo Nesbo.

Simon es inspector jefe de la policía de Oslo. Está casado con Elsa. De pelo ralo e incipiente calvicie. Le gusta chupar bolsitas de snusFue adicto al juego. Va con su mujer a ver una peli de Woody Allen y otro día a una exposición de Chagall. Los domingos se disfraza con una gorra de tweed, gafas de sol y pantalones caqui. Simon utiliza gafas para leer.

Otros personajes:

Kari Adel es nueva en Homicidios, procede de estupefacientes. La ponen a trabajar con Simon. Es muy alta y delgada, de piernas escuálidas. Está estudiando Derecho.

Asmund Bjornstad es inspector jefe de la policía judicial. Tiene el cabello reluciente por el uso de diferentes productos capilares y unas estrechas patillas cuidadosamente arregladas. Seguro que se hace la manicura. De treinta y pocos años.

Pontius Parr es jefe de policía, el jefe directo de Simon Kefas. Sus ojos son de un azul casi infantil y lleva gafas rectangulares.

Henrik Westad es otro inspector, del distrito policial de Buskerud. Alto y robusto. Viste un grueso jersey de lana a pesar de la temperatura veraniega.methode_times_prod_web_bin_4b9a176a-38da-11e8-b5b4-b935584040f4

Nestor es un traficante a gran escala y Kalle Farrisen, un recaudador que trapichea.

Sonny Lofthus, quizás el verdadero protagonista de esta narración, es un yonqui que está en la cárcel. Su padre, que era policía, murió asesinado. Se rumoreaba que era un topo dentro del Cuerpo. Sonny está tramando una venganza. Le gusta el grupo Depeche Mode.

Comentario:

Me ha gustado mucho El heredero, una novela negra negra. Es Nesbo, aunque sin Harry Hole, a tope en su plenitud de escritor nórdico noir, si se me permite la expresión. Muchos personajes pululando por el mundo de la droga y la corrupción policial. Un inspector jefe ya mayor, víctima de un pasado. Lo sabe todo, aunque intenta taparlo. Un joven, en la cárcel, preparando una venganza en toda regla.

“Kari dio dos pasos a un lado, sin apartar de su punto de mira al más grande de los hombres. Durante unos instantes se produjo un silencio absoluto, excepto por la voz de Johny Cass cantando Give My Love to Rose a través de los altavoces que colgaban de la pared, entre el aparador y la cabeza disecada de un buey de largos cuernos”  pag. 499

“Una versión moderna de los evangelios mezclados con Cosecha roja”  Jyllands-Posten


Una sombra en la oscuridad

9788416700707La detective Erika Foster es la protagonista de la novela Una sombra en la oscuridad (2016), del autor inglés Robert Bryndza. Es su segunda entrega con la policía Foster como protagonista, la anterior Te veré bajo el hielo ya la reseñamos en este mismo blog.

Erika nació en Eslovaquia, aunque ya lleva 25 años en el Reino Unido. Ahora está en la comisaría de Lewisham Row, en Londres. Antes estuvo en la Policía de Manchester, donde su marido, también policía, murió asesinado. Es alta, pasa del metro ochenta. Tiene un pequeño piso alquilado en Forest Hill. Se mira al espejo y la cara que le devuelve la mirada no le inspira confianza precisamente. El cabello rubio y corto, lo tiene de punta formando mechones. Ya se le aprecian algunas canas. Recuerda que de joven tenía un hermoso rostro eslavo: pómulos prominentes, piel tersa, ojos almendrados de color verde. Ahora tiene patas de gallo, arrugas y el rostro cada vez más flácido. Ha vuelto a fumar mucho. Abre una botella de Glenmorangie. Escucha en el coche “Forever Young” del grupo Alphaville. Tiene una hermana, Lenka, que vive en Eslovaquia.

Otros personajes:

Isaac Strong es patólogo forense. Tiene una relación tumultuosa con su novio Steplen, que escribe novelas negras muy escabrosas. Steplen le ha regalado una Nespresso para limar aspereza. Strong vive en una casa adosada en Blackheath. Desde su balcón se ve el láser del Observatorio de Greenwich. Tiene unas manos grandes y elegantes. Prepara lasaña con leche desnatada para la bechamel. Se lleva muy bien con Erika.

Moss es inspectora. Es una mujer baja y fornida, suda profusamente a pesar de que lleva una falda y una blusa livianas. Lleva recogido el rojizo cabello. La cara completamente cubierta de pecas, con un grupito de ellas debajo de un ojo que parecen formar una lágrima. Es alegre por naturaleza. Está casada con Celia y tienen un hijo, Jacob.

Nils Akerman es supervisor de la Científica. De poco más de 30 años, cara atractiva y frente despejada tipo nórdico. El sol le reluce en el rubio cabello.

Marsh es comisario jefe. Alto y fornido, lleva el pelo entrecano cortado casi al rape. Le gusta el café helado del Starbucks tomado con una pajita de color verde. Es un hombre atractivo, pero tiene un aspecto exhausto. Está casado con Marcie.

Crane es sargento, pelirrubio e incansable motor de la sala de coordinación, donde a menudo se reúne la brigada para ver cómo va la investigación. Tiene novia, Karen.

Sing es una guapa policía de cuerpo menudo y mente avispada.

Warren es un joven agente, bien parecido y lleno de entusiasmo.featured-robert-bryndza

Peterson es un inspector negro, alto y apuesto, con rastas cortas. Elegante.

Wolf es sargento de la recepción. Con panza, mofletes colgantes y cara reluciente por el sudor. Siempre comiendo bollos de hojaldre.

Tim Aitken es psicólogo criminal. Tiene una mata de pelo corta y tupida, luce una barba de tres días y, pese a que va con chaqueta y corbata, lleva en la muñeca un montón de pulseras multicolores entrelazadas.

Comentario:

Me ha gustado mucho Una sombra en la oscuridad. En la línea de la anterior Te veré bajo el hielo, también con la detective Erika Foster de protagonista omnipresente en toda la narración. Sé que algunos dirán que es una novela clásica policiaca más. Tienen razón, pero es que a mí me gustan las novelas de detectives, de inspectores, de sabuesos en general. Además, no todas son iguales. Pueden tener un guión parecido, un asesinato, una investigación, un poli que husmea y sus problemas particulares alrededor, pero además pueden estar bien o mal escritas, bien o mal narradas. En este caso, me parece que Robert Bryndza lo borda, empezando por el personaje de Foster, un protagonista muy potente, y siguiendo por los secundarios. Presenta una trama muy enrevesada, difícil de investigar. Van apareciendo varios cuerpos asesinados. Las víctimas están asfixiadas en sus camas, desnudas, con las muñecas atadas y una bolsa de plástico alrededor de la cabeza. Los muertos no se conocían entre sí ¿Qué puede haber detrás de estos asesinatos? Lo dicho, lectura muy recomendable para los amantes de novela policiaca.

Las cosas buenas del día empiezan a declinar y a adormecerse, mientras los negros agentes de la noche se abalanzan sobre sus presas.

William Shakespeare, Macbeth

A la vez que reseñamos esta novela aparece publicada en nuestro país la tercera entrega con la inspectora Erika Foster, que lleva por título Aguas oscuras. Deseando leerla.

El sol verde

41ZfbticjSL._SX337_BO1,204,203,200_El agente de policía Hanson es el protagonista de la novela El sol verde (2015), del autor estadounidense Kent Anderson.

Transcurre el año 1983 y el agente de policía Hanson patrulla las calles de Oakland, California. Recuerda haber sido profesor de literatura inglesa, dando clases de Lengua en la Universidad de Boise. También sirvió como sargento de las Fuerzas Especiales en la guerra de Vietnam. Antes de Oakland trabajó cuatro años en el gueto de Portland, en Oregón, donde recibió varias distinciones por su valor. Ahora, con 38 años, no lo tiene nada fácil. A Hanson le gusta el tequila verde. Conduce un coche International Harvester Travelall D1100 de 1963, de cuatro puertas, que adquirió en una subasta del Servicio Forestal de Missoula. Le gustan las hamburguesas de All American. Suele ir acompañado de una Browning Hi-Power de 9 mm. y en el maletero del coche lleva una escopeta, una vieja Remington 870.

Nuestro sabueso protagonista sale a correr con una sudadera a la que ha quitado las mangas y unos vaqueros Levi’s cortados. Suele visitar la librería Walden Pond Books. Su propietario es Marshall, un judío progresista radical de la Costa Este, un intelectual amable y de modales suaves. Hanson compra en una pequeña tienda coreana una botella de vodka Popov. Le gustaría que en su funeral alguien tocara Amazing Grace con una gaita.

Otros personajes:

Jackson es sargento, oficial senior de educación física. Lleva 16 años trabajando en las calles. Es duro, inteligente, ágil, rápido y con mal genio.

Sandler es un agente de narcótico infiltrado. Conduce un austero Ford azul oscuro de la Policía. Porta una 44 de cañón corto.

White es otro sargento. Empieza a beber después del almuerzo.

Gorber es el teniente.

Knox un policía de Piedmont que se ha hecho amigo de Hanson. De Boston. También estuvo en Vietnam

Felix Maxwell es el rey de la droga de Oakland. Levon es el pistolero que le acompaña, corpulento, con un traje bien cortado y un abrigo que le permite ocultar una Uzi de 9 mm.

Raphael es el conductor de un carruaje turístico y Champán la yegua que tira de él.

Weegee es un niño que anda siempre en bicicleta. Se hace amigo de Hanson, quien le regala un libro, una segunda edición de Aves Occidentales de Peterson.

Libya, una joven negra de la Hanson se está enamorando.

kent-anderson-67ab5162

Comentario:

Me ha gustado El sol verde. Es una novela negra o policiaca peculiar. Es peculiar porque no está basada en un crimen con su investigación pertinente, sino que más bien parece el diario de un patrullero. Estás esperando todo el tiempo a que suceda algo especial y no, todas sus intervenciones son rutinarias y duran el rato en el que Hanson llega al lugar de la denuncia y poco más. Pequeños robos, atracos, peleas, palizas de género. El mundo de la droga y el crimen está un poco más allá. Nuestro sabueso protagonista está un poco traumatizado por su pasado y anhela un futuro más tranquilo. Bebe mucho, hasta quedarse dormido, sobre todo botellas de tequila; y come comida basura, sobre todo hamburguesas. Un destino más solitario y la joven Lybia es lo único que puede salvar al agente Hanson.

Cuando regresaba al coche patrulla, Hanson vio a la Parca en la esquina de la calle. Llevaba un chaleco reflectante y un casco y sostenía un letrero que por un lado decía DESPACIO y por el otro decía STOP, y estaba dirigiendo el tráfico con motivo de unas obras. Le gustaría dar un paseo con ella, charlar un poco, regresar a la guerra en la que él siempre había sabido quién era y siempre había estado seguro de lo que estaba haciendo, pero la centralita lo estaba enviando en dirección contraria.”

El autor:

Kent Anderson (20 de agosto de 1945, Carolina del Norte, EE.UU) es veterano de las Fuerzas Especiales del ejército de Estados Unidos. Ha trabajado como policía en Portland (Oregón) y Oakland (California). Tiene un Máster en Escritura Creativa de la Universidad de Montana. Ha sido profesor universitario de Lengua Inglesa. Sus dos novelas anteriores Sympathy for the Devil (1987) y Night Dogs (1996) también están protagonizadas por el agente Hanson, pero aquí, como en otras ocasión, la editorial empieza publicando la tercera (?)